Han pasado días desde que he visto The Last Jedi y aún no puedo creer que sea real. No puedo creer lo que el guionista y director Rian Johnson ha logrado. Johnson ha hecho evolucionar todo lo que dábamos por hecho en una película de Star Wars y ha logrado que las cosas más impactantes tengan todo el sentido.

Por si te lo habías preguntado, esta review está completamente libre de spoilers.

Advertisement

Prácticamente todo en The Last Jedi es una apuesta arriesgada y a la vez se siente familiar. Eso hace que, incluso con algunos pequeños baches, sea una película simplemente excelente.

The Last Jedi recoge el testigo de The Force Awakens exactamente en el mismo punto en el que lo dejó esta. La resistencia ha logrado una espectacular victoria sobre la Primera Orden, pero en el camino ha perdido a sus aliados de la Nueva República. Al mismo tiempo, Rey se ha ido para encontrarse con Luke Skywalker con la esperanza de que este se una a la batalla. Estos dos puntos de partida forman los dos grandes arcos narrativos de The Last Jedi, y Rian Johnson los teje con auténtica maestría. Casi desde el primer momento logra crear una tensión basada en la incertidumbre. En ningún momento sabes qué va a pasar a continuación. A veces crees que la historia va a discurrir por un camino, y de repente da un giro completamente radical, y así una vez, y otra, y otra...

Un ejemplo sobre esta narrativa. Hay partes de la película muy divertidas, casi demasiado divertidas. Algunos de los chistes casi saltan por la borda del tipo de humor que estamos acostumbrados a ver en Star Wars, y sin embargo funcionan. Hay partes de la película que se tornan muy raras, casi surrealistas. Son momentos que parecen sacados de una película Avant-Garde de arte y ensayo. sin embargo, encajan perfectamente y funcionan porque son respetuosos con la esencia fantástica de Star Wars en la que todo es posible si lo justificas bien. Durante toda la película. Johnson parece estar diciendo: “Mira, si tenemos babosas gigantes que hablan, espadas láser y saltos al hiperespacio, ¿por qué no podemos tener esto?”.

Advertisement

Toda esa sorpresa y extravagancia no va en detrimento del espectáculo. Todo en The Last Jedi es espectáculo. Hay combates épicos, enormes batallas espaciales, duelos uno a uno y peleas entre ejércitos. Es raro el momento en el que no mires la pantalla embobado con algo, y en todo momento Johnson logra darle su toque personal sin que resulte estridente. La banda sonora de John Williams domina el film, o aparece una nave o escenario familiares y, pese a todo, el director añade algo de su cosecha. Hay centenares de pequeños detalles que trabajan en perfecto orden para hacernos sentir caos, y esa es solo la mitad de la diversión.

Los 150 minutos que dura la película dan mucho juego. La duración no implica una sola escena lenta o aburrida en todo el metraje. Ni siquiera en la parte protagonizada por Finn y Rose que se desarrolla en el planeta Canto Bight. Las escenas de los casinos son espectaculares y están llenas de personajes fascinantes. La propia presencia de Finn y Rose aporta temas nuevos muy interesantes para la franquicia en el futuro. Con todo, esa parte de la historia es la más débil y se siente un poco sin sentido y pequeña en el contexto general. Tampoco ayuda el hecho de que el personaje interpretado por Benicio del Toro, que forma parte de este arco, es completamente irrelevante.

Advertisement

La escapada de Finn y Rose contrasta con todo lo demás. Todo en la historia logra sobresalir con su propia importancia. Si te gustó el trabajo de Daisy Ridley y Adam Driver como Rey y Kylo Ren en The Force Awakens, en The Last Jedi te van a volar la cabeza. Ambos personajes están a tope de revoluciones en términos de crecimiento y aprendizaje.

Poe Dameron (Oscar Isaac) sale mucho más y de manera más sólida. Lo mismo se aplica al General Hux (Domhnall Gleeson), que a muchos les parecerá el personaje más inopinadamente gracioso de la película. El líder supremo Snoke (Andy Serkis) también es un protagonista deliciosamente malvado y poderoso. Aunque Finn y Rose no tienen la mejor de las historias, John Boyega y Kelly Marie Tran están formidables en el papel. La química entre ambos es parte de lo que hace a The Last Jedi una película tan fresca. El nuevo personaje de la Vice Almirante Holdo (Laura Dern) le da a la saga un nuevo líder fuerte y nos deja algunas de las mejores escenas.

Advertisement

No podemos cerrar el apartado interpretativo sin hablar de Mark Hamill y Carrie Fisher. El retorno de Hamill a la piel de Luke Skywalker supone una de las actuaciones más complejas que hemos visto en toda la saga Star Wars. Puedes sentir su dolor y su conflicto interno en todas las escenas. Lo mismo pasa con Leia. Fisher tiene un papel más dilatado e importante en esta película y, cuanto más ves, mas sientes que es una más que digna interpretación para despedir su carrera.

Para cuando The Last Jedi entra en su larga recta final, los posibles tropezones en el camino hace tiempo que están olvidados. La última hora de la película es tan intensa y está tan llena de momentos impactantes que te mantendrá pegado al borde del asiento, saltando de puro entusiasmo solo para volverte a acurrucar tratando de pensar en lo que acabas de ver. Sí, por encima de todo el espectáculo Johnson encuentra tiempo para aderezar la película con reflexiones sobre la guerra, la lealtad, la religión y la familia, añadiendo aún una capa más de complejidad al film. Junta esto con todo lo que has leído hasta ahora y tendrás lo que es The Last Jedi: una experiencia increíblemente gratificante.

Advertisement

Experiencia es la palabra perfecta para describirla, porque esa es precisamente la sensación que deja. Es una película, pero logra convertirse en algo más que eso. Puede que sea el halo de Star Wars, puede que sea porque está llena de mitología y entretenimiento en estado puro. Sea lo que sea, The Last Jedi destaca sobre el resto. Es una buena película de Star Wars, y una buena película de ciencia ficción. Es una obra, en definitiva, que seguiremos viendo y de la que seguiremos hablando mientras sigan existiendo aventuras en esa galaxia muy muy lejana.

Star Wars: The Last Jedi se estrena el dĂ­a 15 de diciembre.