Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Los mismos pesticidas que nos libran de las plagas en los cultivos son también causa de no pocos problemas medioambientales. Un equipo de científicos de la Universidad de Queensland, en Australia, casi han descubierto la clave para que los pesticidas e insecticidas del futuro estén basados en un producto completamente natural: veneno de araña.

Fijarse en una familia depredadores que lleva miles de años cazando insectos con una eficacia letal parece una obviedad, pero es más fácil decirlo que hacerlo. El bioquímico Glenn King ha pasado más de 20 años estudiando el veneno de diferentes artrópodos para convertirlo en un arma química contra insectos. Recientemente, King y su equipo ha logrado dos cosas importantes, la primera es aislar una proteína derivada de la insulina que las arañas vagabundas han desarrollado para cazar.

Advertisement

Los investigadores han logrado avanzar cuando han comparado las cadenas de proteínas de este veneno con el tóxico procedente de los ciempiés. De esta comparación han logrado obtener una forma estable del veneno que, además, es soluble en agua.

La sustancia no solo es un potente veneno para algunos tipos de insectos, sino que arroja nuevas claves sobre la evolución de ciempiés y arañas, e incluso podría utilizarse para tratar dolores crónicos y algunos tipos de cáncer.

En Estados Unidos, una compañía llamada Vestaron Corp. está interesada en los avances de Glenn King y ya ha obtenido el permiso del gobierno para desarrollar pesticidas ecológicos basados en veneno de arañas. El avance se ha publicado poco después del estudio de otro grupo de investigadores australianos que ha desarrollado un pesticida también basado en el veneno de arañas. Este otro producto tiene una ventaja muy importante: es completamente inofensivo para las abejas. [Cell vía Science]

Foto: cpaulfell / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story

Get our newsletter