Screenshot: YouTube

Se llama Aldi Novel Adilang, un joven de 19 a√Īos de Sulawesi, Indonesia. El chico trabajaba en una plataforma de madera, una trampa para peces flotante, la conocida localmente como rompong. Adilang ha sobrevivido 49 d√≠as a la deriva en alta mar subido a la peque√Īa plataforma.

Al parecer, esta especie de caba√Īa flotante estaba ubicada a 125 kil√≥metros mar adentro. El trabajo de Aldi consist√≠a en encender las l√°mparas del rompong, dise√Īada para atraer a los peces, trabajo que seg√ļn su padre hab√≠a realizado desde los diecis√©is a√Īos.

Cada semana, alguien de su compa√Ī√≠a ven√≠a a recoger el pescado de las trampas y le entregaba suministros frescos de comida, agua y combustible. La peque√Īa caba√Īa de madera flotante, una de las 50 en propiedad de la compa√Ī√≠a que se extend√≠a a trav√©s de las aguas de Manado, estaba anclada al lecho marino por una larga cuerda y suspendida por boyas.

Sin embargo, a mediados de julio los fuertes vientos rompieron las amarras y enviaron a Aldi a la deriva al oc√©ano. All√≠, el joven solo tuvo algunos d√≠as de suministros y sobrevivi√≥ pescando, quemando le√Īa de la propia plataforma para cocinarlos, y bebiendo agua de mar a trav√©s de su ropa para minimizar su consumo de sal.

Advertisement

Toda una haza√Īa, tal y como han explicado desde el consulado de Indonesia en Osaka, quienes detallaron que hasta 10 barcos hab√≠an pasado de largo junto al joven antes de que un buque con bandera paname√Īa, el MV Arpeggio, finalmente lo recogiera en aguas de Guam el 31 de agosto, m√°s de un mes y medio despu√©s. Seg√ļn el consulado:

Cada vez que veía un gran barco nos dijo que tenía esperanzas, pero más de 10 lo habían superado, ninguno de ellos se detuvo ni vio a Aldi.

Advertisement

Entrevistado por los medios locales de noticias, Aldi dijo que cre√≠a que ‚Äúiba a morir ah√≠‚ÄĚ. En un momento dado, dijo que pens√≥ en el suicidio y consider√≥ saltar al oc√©ano, pero record√≥ los consejos de sus padres para orar en momentos de angustia. ‚ÄúTen√≠a una Biblia a bordo, as√≠ que fue lo que hice‚ÄĚ, explic√≥.

Tras el rescate, el capit√°n se puso en contacto con la guardia costera de Guam, y como el barco se dirig√≠a a Jap√≥n se decidi√≥ que el adolescente se entregar√≠a a los funcionarios del consulado al llegar a Tokuyama el 6 de septiembre. Aldi vol√≥ a su casa en Manado el pasado 8 de septiembre en perfecto estado de salud, seg√ļn los informes del pa√≠s. [The Guardian]