Imagen: Pixabay

Gordon Gallup, el científico estadounidense que se hizo famoso en los 70 por sus experimentos pioneros sobre el autoreconocimiento con animales, ha afirmado en una entrevista que un laboratorio de Estados Unidos crió al primer híbrido humano-chimpancé en 1920. Lo que Gallup llama un “humanzee”.

Gallup cuenta la historia en una entrevista en el diario The Sun, explicando que supo de ello a través de un ex profesor universitario, quien le dijo que la criatura nació en un laboratorio de investigación animal en Florida donde trabajó una vez. Según el investigador:

Uno de los casos más interesantes involucró el intento que se realizó en la década de 1920 en lo que fue el primer centro de investigación de primates establecido en Estados Unidos, en Orange Park, Florida. Allí inseminaron a una hembra de chimpancé con semen humano de un donante desconocido, y afirmaron que no solo ocurrió el embarazo, sino que resultó en un nacimiento.

Advertisement

Lo cierto es que hay pocas razones para pensar que tal experimento se realizó con éxito, y posiblemente hay muchas para creer que no fue así, pero el hecho de que un investigador respetado lo de por válido ha sembrado ciertas dudas, además, recupera una historia largamente rumoreada en el pasado.

Imagen: Pixabay

Dicho esto, y a pesar de la importancia de este supuesto avance, Gallup, ahora investigador de la Universidad de Albany, dice que los dictados de la conciencia sobre el experimento “humanzee” no tardaron en aparecer en todos y cada uno de los científicos involucrados:

En cuestión de días, o semanas, comenzaron a pensar en las consideraciones éticas y morales y el bebé finalmente fue sacrificado. La fuente que me lo dijo es confiable y atestiguó la veracidad del controvertido experimento. Me dijo que el rumor era totalmente cierto, y que lo llevó a cabo un científico creíble por derecho propio.

Advertisement

¿Qué hay de cierto y qué hay de fantasía en esta historia? Según explica Gallup, la institución que llevó a cabo el experimento es actualmente el Centro Nacional de Investigación de Primates de Yerkes, pero se estableció en 1930, no en la década de 1920. Su fundador, el psicólogo y primatólogo Robert Yerkes, fue una figura controvertida en la comunidad científica, dado su apoyo declarado a la investigación de la eugenesia, aunque también estaba fascinado por el comportamiento animal, especialmente el de los primates.

Imagen: PD

Antes de 1930, el centro tuvo otros nombres durante la década de 1920, incluidos los de Laboratorios de Biología de Primates de Yale y la Estación de Reproducción y Experimentación de Antropoides en Orange Park, Florida, la cual presumiblemente fue la instalación a la que se refiere Gallup.

Advertisement

Sea como fuere, aquí se acaban las pistas. Con todo, este momento de la historia no sería el único en que los científicos exploraron supuestamente las posibilidades de la hibridación entre simios y humanos. Varios investigadores de la Unión Soviética y China experimentaron con la idea. De hecho, el biólogo ruso Ilya Ivanov intentó lo mismo en la década de 1920, pero no logró un embarazo exitoso en chimpancés inseminadas artificialmente con esperma humano.

Décadas más tarde, los experimentos chinos en la década de 1960 exploraron el mismo territorio, aunque nuevamente fracasaron. Así que parece más o menos claro que, si nunca se logró, al menos el hombre ha fantaseado e intentado en más de una ocasión lograr ese espécimen raro que una vez se llamó “humanzee”. [Inquisitr, The Sun]