Perros te√Īidos de azul, norias que se iluminan de rosa o saltos en paraca√≠das que no dejan claro el color. Da igual. Las fiestas para revelar el sexo de los nonatos se han vuelto una tendencia tan estrafalaria que el color es lo de menos. Eso s√≠: si vas a usar explosivos, aseg√ļrate de que no haya hierba seca a tu alrededor.

Ocurri√≥ el 23 de abril de 2017 en las colinas de Santa Rita, en Arizona. El agente de la Patrulla Fronteriza Dennis Dickey, de 37 a√Īos, se encontraba fuera de servicio junto a familiares y amigos cuando un explosivo inici√≥ un incendio que quemar√≠a 19.000 hect√°reas y costar√≠a al estado m√°s de ocho millones de d√≥lares.

Dickey admiti√≥ que una fiesta para dar a conocer el sexo de su beb√© fue el origen del fuego, y ahora el Servicio Forestal de Estados Unidos ha publicado un v√≠deo que muestra c√≥mo ocurri√≥. Justo despu√©s de que un explosivo revelara que el agente iba a tener un ni√Īo, las llamas empezaron a extenderse por las colinas.

Para activar el dispositivo, Dickey dispar√≥ un arma de fuego contra una caja de Tannerite, una sustancia explosiva de alta potencia que puede comprarse de forma legal en Estados Unidos. Al final del v√≠deo, cuando el fuego empieza a avivarse, se escucha una voz que grita ‚Äú¬°empezad a recoger!‚ÄĚ dos veces. Las im√°genes han sido editadas para proteger las identidades de los presentes.

Advertisement

Casi 800 bomberos lucharon para extinguir el incendio, que fue bautizado como Sawmill. Tras declararse culpable, Dennis Dickey acord√≥ pagar 220.000 d√≥lares en cuotas mensuales de 500 durante los pr√≥ximos 20 a√Īos. Tambi√©n ha sido condenado a cinco a√Īos de libertad condicional.