Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un extraño personaje de Fallout 76 atrae a los jugadores incautos hasta su laberinto mortal

Captura de pantalla: Vault101manguy (Imgur)

El rol siempre ha sido donde Fallout 76 ha mostrado su mayor potencial, y nada mejor para ilustrarlo que un extraño en camisón vagando por Appalachia en busca de nuevas víctimas para llevarlas hasta su laberinto casero.

Como vieron en Gamesradar, un jugador llamado Korindabar ha construido un laberinto en Fallout 76 a partir de cemento y chatarra. Otros jugadores están invitados a tratar de resolverlo a cambio de premios. Korindabar logra esto deambulando por el mapa, saludando a los nuevos jugadores de bajo nivel, y usando todo tipo de artimañas para darles la bienvenida hasta que empiecen a seguirlo. Luego los lleva al laberinto, abre la puerta y los lleva al interior.

Advertisement

Lo que la gente no sabe es que la mascota de Korindabar, Deathclaw, está dentro.

Domar animales salvajes es una de las muchas actividades secundarias disponibles para jugadores de alto nivel en Fallout 76. Requiere tener el máximo nivel en dos habilidades: Wasteland Whisperer, que te da la oportunidad de apaciguar a los enemigos cada vez que les dispares, y Animal Friend, que hace lo mismo con los animales. Tener ambos al máximo, y al menos seis puntos de carisma, hace posible convertir a casi cualquier monstruo del juego en tu mascota. Esto incluye la Deathclaw, una de las bestias más letales.

En un post en Reddit, Korindabar explica que le tomó cerca de tres días domesticar con éxito a una Deathclaw y hacer que defendiera su laberinto del campamento. Afortunadamente, las mascotas siguen las mismas reglas PVP que los jugadores, por lo que no pueden hacer más que golpear inofensivamente a otros jugadores a menos que estos disparen.

Advertisement

Por supuesto, no todos lo saben, e incluso los que lo hacen tienden a olvidarse de ello cuando se topan con una Deathclaw a pocos metros de distancia en un estrecho corredor. ¡Espero que hayas dejado un rastro de migas de pan para encontrar el camino de regreso!

Share This Story

Get our newsletter