Londres no tiene mucha suerte Ășltimamente eligiendo a sus arquitectos. Al edificio que frĂ­e huevos y derrite coches reflejando la luz del sol, se une otra torre que tiene problemas con los reflejos: el nuevo rascacielos conocido como The London Shard que alberga el hotel Sangri-La.

Resulta que el peculiar diseño acristalado que recubre la fachada de este rascacielos viene con un pequeño problema. Cuando se hace de noche, los paneles de la fachada de este edificio de 310 metros reflejan el interior de algunas habitaciones en las ventanas, de forma que pueden ser vistas por los ocupantes de las habitaciones cercanas.

Advertisement

El problema ha sido confirmado por Darren Gearing, director del Hotel Sangri-La a The Guardian. Gearing explica que todas las habitaciones cuentan con cortinas para asegurar la privacidad de sus huéspedes. No obstante, mås de un cliente encontrarå molesto tener que cerrar las cortinas en un edificio de 3o6 metros que supera en altura a todos los que tiene alrededor, y que ofrece unas vistas impresionantes sobre el Tower Bridge y el río Tåmesis.

Advertisement

El espectacular edificio diseñado por Renzo Piano tampoco se libra de la polémica relacionada con temas inmobiliarios. Un año después de su inauguración, la parte de viviendas de la torre sigue pråcticamente vacía. Los apartamentos de The London Shard cuestan entre 30 y 50 millones de libras (unos 50 y 84 millones de dólares). [vía The Guardian]

Fotos: Dmitry Naumov / Shuttertock y AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)