Mark Taylor probaba el modo de despegue automático en su nuevo DJI Inspire 1 cuando descubrió que no funcionaba de la manera correcta. Su dron de 2.900 dólares voló solo para estrellarse con fuerza en la puerta de su cochera y quedar inservible.

Talor logró captar el accidente en vídeo y lo envío a DJI para que evaluaran la situación. La compañía ya reconoció que el modelo tiene un error de calibración que lo vuelve inestable en modo automático. Ya están trabajando en una actualización de firmware para solucionar el problema pero, por el momento, habrá que evitar usarlo de esta manera.

El fallo está en la unidad de medición inercial (IMU) del Inspire 1 encargada de recoger datos de su acelerómetro y giroscopio. Un problema que podría costar miles de dólares si no se atiende. Mira abajo el vídeo que grabó Mark Taylor de su dron estrellándose. Atención: no es apto para cardiacos. [Mark Taylor vía DailyDot]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)