Matt Bevin, gobernador de Kentucky. (Foto: Scott Olson vía Getty Images)

El gobernador Matt Bevin del estado de Kentucky, en Estados Unidos, comentó durante una entrevista de radio que los videojuegos violentos son en parte responsables de tiroteos masivos como la tragedia que sucedió en Parkland, Florida, en la que fueron asesinadas 17 personas y otros 14 resultaron heridos.

Advertisement

“Las armas no son el problema; tenemos un problema cultural en Estados Unidos”, dijo Bevin en el programa de Leland Conway esta semana, como reportan desde Ars Technica. El gobernador mencionó otros factores que cree que son responsables del incremento de tiroteos masivos en el país, incluyendo las enfermedades mentales y los efectos secundarios de algunos medicamentos con prescripción. Por otro lado, también indicó que la sociedad estadounidense ha perdido la moral al celebrar cosas como los videojuegos violentos y la “cultura de la muerte”.

“Hay videojuegos que, sí, están listados como solo aptos para audiencias adultas y maduras, pero los niños también los juegan y todo el mundo lo sabe, nada se puede hacer para prevenir que los jueguen”, comentó. “Estos juegos celebran la matanza de personas. Algunos literalmente premian a los jugadores si hacen cosas como las que están haciendo estos estudiantes en las escuelas, y obtienen más puntos si rematan a alguien que está en el suelo pidiendo por su vida”.

“Estos son videojuegos, entre comillas, y los han forzado en nuestras vidas usando la excusa de libertad de expresión y discurso. Son basura. Es lo mismo que la pornografía. Han vuelvo a las personas insensibles ante el valor de la vida humana, la dignidad de la mujer y la dignidad de la decencia humana.”

Advertisement

Conway, el anfitrión del programa, le preguntó al gobernador si planea proponer una prohibición de videojuegos violentos o simplemente está incitando a los padres a que estén más atentos. “Creo que debemos comenzar teniendo una conversación honesta acerca de qué tipo de valores tienen estas cosas”, respondió Bevin.

“¿Por qué necesitamos un videojuego que, por ejemplo, incite a las personas a matar a otros? Ya sean juegos, series de televisión o películas, le pido a los responsables de estos productos, estos videojuegos y estas películas, que se pregunten a ellos mismos qué valor real, además del impacto que producen, tienen estas cosas, más allá de la esperanza de que obtendrás algo de dinero. Pero, ¿a qué precio? ¿¡a qué precio!?”

Su racionamiento para culpar a los videojuegos violentos y otros medios similares era que las armas no han cambiado en mucho tiempo, pero la cultura sí. “Las armas no son el problema”, Bevin dijo al principio de la entrevista. “Cuando éramos jóvenes... muchos después de navidad llevaban sus armas a la escuela y se las mostraban a sus amigos”. Como ejemplo mencionó escopetas y los rifles de calibre .22, muy diferentes al rifle AR–15 que usó Nikolas Cruz para asesinar estudiantes.

Advertisement

El gobernador también dijo que el número de armas en el país no ha cambiado, pero como ya demostró un estudio publicado en 2012 por el Servicio de investigación del congreso nacional, hoy en día hay aproximadamente el doble de armas de fuego por persona en los Estados Unidos, en comparación a las que había en 1968, el año en el que nació Bevin.

No es la primera vez que Bevin hace comentarios polémicos después de una tragedia relacionada a tiroteos. Después de la matanza en Las Vegas del pasado mes de octubre, la más mortífera en la historia moderna, el gobernador comentó en Twitter: “a todos esos oportunistas políticos que están aprovechando la tragedia de las Vegas para hacer un llamado de control de armas... Nadie puede regular la maldad”.

Incidentalmente, el abogado de Florida Jack Thompson, quien durante muchos años ha manifestado su rechazo a los videojuegos violentos, recientemente le envió una carta al gobernador en relación al tiroteo que sucedió en una escuela de Kentucky en enero. Thompson aseguró estar ansioso por ayudar a investigar cómo los videojuegos estuvieron involucrados en esa tragedia, algo que está intentando hacer desde la matanza de Heath High School de 1997. Como representante de los padres de tres víctimas, presentó una demanda por 130 millones de dólares contra compañías como Time Warner y Nintendo. El caso fue desestimado en el año 2002.