Un AT-AT muy alto en una iglesia. Imagen: StarWars.com

Todo fan de Star Wars sabe que algo importante est√° a punto de pasar cuando ven los veh√≠culos AT-AT. Por lo tanto, cuando Kyle Gilbert tuvo que crear algo para un evento en su iglesia, quer√≠a hacer algo que sorprender√≠a a las personas cuando entraran al edificio. Como fan de Star Wars, decidi√≥ que un veh√≠culo gigante de la Rep√ļblica gal√°ctica ser√≠a el proyecto perfecto.

Advertisement

Para realizar su réplica de un AT-AT, Gilbert trabajó con un equipo de voluntarios. En un momento, dijo que tenía alrededor de 25 personas ayudándole. Nunca había creado algo de semejante escala (quería que el AT-AT fuera de más de 5 metros) y no sabía ni cómo empezar. Sus ayudantes tampoco eran profesionales en la creación de objetos cinemáticos de Star Wars. Gilbert afirmó que la mayoría de su equipo nunca había utilizado herramientas eléctricas.

‚ÄúLe ense√Ī√°bamos a alguien c√≥mo utilizar la herramienta y le vigil√°bamos cuando la utilizaba. Cuando aprend√≠an a usarla, yo era su mayor fan‚ÄĚ, coment√≥ Gilbert. ‚ÄúLos voluntarios eran lo que hicieron que este proyecto fuera especial‚ÄĚ.

Gilbert y su equipo tampoco tenían materiales profesionales. Utilizaron paneles de espuma aislante, pegamento especial para el material y madera contrachapada. En total, el proyecto costó aproximadamente $1.000.

Advertisement

El AT-AT bajo construcción. Imagen: StarWars.com

Trabajar con estos materiales no fue fácil (era especialmente difícil alinear todas las partes del AT-AT con adhesivo). No obstante, Gilbert declaró que ese no era el mayor problema. Lo que le causó un dolor de cabeza fue no tener un sitio permanente en donde trabajar.

‚ÄúTen√≠amos que trabajar afuera y guardarlo adentro todos los d√≠as, as√≠ que perd√≠amos un mont√≥n de tiempo simplemente moviendo las piezas y nuestras herramientas‚ÄĚ, dijo Gilbert.

Advertisement

Al final, Gilbert y su equipo terminaron su AT-AT. El veh√≠culo cumpli√≥ su objetivo: las personas estaban asombradas al verlo ‚Äúsalir‚ÄĚ de la pared al entrar a la iglesia. Aunque el veh√≠culo ya no est√° en exhibici√≥n, desgraciadamente Gilbert no se lo ha podido llevar a casa. Simplemente no cabe.

No obstante, el proyecto ayud√≥ a destapar un nuevo hobby para Gilbert: crear r√©plicas de objetos de Star Wars. Seg√ļn informa Gilbert, ya ha creado una r√©plica de la cabina del Halc√≥n Milenario (con botones y sonidos) para sus hijos.

Advertisement

[StarWars.com]