En Fortnite no siempre gana el mejor jugador. A veces gana el peor. Este fin de semana, un jugador sin escrúpulos estableció un nuevo récord de muertes disparando a 48 víctimas desprevenidas que estaban viendo un evento único del juego que consistió en el lanzamiento de un cohete.

El sábado, los jugadores iniciaron sesión en masa en Fortnite para presenciar el lanzamiento de un cohete en la atmósfera que acabó causando grietas en el cielo. Una cuenta atrás y una sirena precedieron el evento. Los jugadores habían sido advertidos durante días y, justo antes de la 1:30 ET del sábado, se instalaron estaciones de observación en todo el juego. Fue entonces cuando el jugador Elemental_Ray decidió hacer su jugada, según publica Eurogamer.

En un juego, decenas de jugadores colaboraron entre sí para construir una escalera gigante y obtener el mejor ángulo para ver el lanzamiento del cohete. Un video inspirador muestra el esfuerzo del grupo. Es extremadamente raro que tantos jugadores de Fortnite colaboren en algo, y aquí todos bailan juntos en el cielo. Justo cuando el cohete despegó, pero antes de que el cielo se rompiera, todos esos jugadores que miraban el evento fascinados fueron asesinados. La plataforma en la que se encontraban desapareció y 48 cayeron a su muerte.

Una vez que mueres en Fortnite, tu cámara cambia a la del asesino. 48 jugadores muertos se encontraron entonces observando a un jugador llamado Elemental_Ray que había destruido la parte inferior de la escalera. Este acto transgresor ha elevado a Elemental_Ray al puesto #1 del récord de muertes en una única partida del juiego. En su Twitter, Elemental_Ray se describe a sí mismo como “el hombre más odiado en #Fortnite”.

Advertisement

Como era de esperar, los jugadores de Fortnite están enfadados. Los jugadores le escriben para decirle lo odiado que es con frases como “eres el tipo de persona que vierte la leche antes que el cereal”. Técnicamente, lo que hizo no fue hacer trampa. Éticamente, arruinó el día de mucha gente. Elemental_Ray no respondió a una solicitud de comentarios, pero un tuit suyo lo dijo todo: “Incluso Jesús tenía enemigos”.