Mirar el mĂłvil mientras caminamos es una mala costumbre. Mirar el smartphone con un mano mientras con la otra sujetas el manillar de la moto ya es una categorĂ­a profesional de estupidez. Un hombre en China ha sufrido las consecuencias de esa estulticia de manera muy inesperada.

Advertisement

Ocurría en la ciudad china de Beihai. Una cámara de vigilancia captó la inusual cadena de acontecimientos. Primero, la carretera se colapsa y se abre un agujero como los que se forman por efecto de la erosión de agua en el subsuelo. Pocos segundos después, un motorista que circulaba mirando la pantalla de su teléfono móvil se precipita limpiamente por el agujero.

Por fortuna, no ha habido que lamentar vĂ­ctimas. El imprudente de la moto ha salido por su propio pie del agujero con solo unas cuantas magulladuras. Ha tenido suerte, los agujeros que se forman por efecto de la erosiĂłn del agua en el subsuelo pueden llegar a tener decenas de metros de profundidad. [vĂ­a The Guardian]