Foto: Facebook/Carnegie Museum.

Un grupo de restauradores del museo Carnegie de la ciudad de Pittsburgh ha encontrado una sorpresa al trabajar en una exhibición de taxidermia. La obra, que muestra a un león atacando a un humano y un camello, cuenta con un cráneo humano real que nadie sabía que estaba allí.

La exhibici√≥n, llamada ‚ÄúMensajero √°rabe atacado por leones‚ÄĚ, fue creada en el a√Īo 1967 por el taxidermista franc√©s Edouard Verreaux. En 1899 lleg√≥ al museo Carnegie de Pittsburgh y desde entonces varias generaciones han podido admirar el nivel de detalle que muestra la obra (aunque √ļltimamente al museo le llueven cr√≠ticas por parte de grupos en pro de los derechos animales).

La escultura era famosa por contar con ‚Äúpiezas humanas naturales‚ÄĚ, y por m√°s de un siglo se cre√≠a que el artista se refer√≠a a los dientes del maniqu√≠. No obstante, durante un proceso de restauraci√≥n que los expertos est√°n llevando a cabo sobre la exhibici√≥n, encontraron que el maniqu√≠ cuenta con un cr√°neo real.

No es la primera vez que sucede algo as√≠. En el a√Īo 1997 el museo Darder de Espa√Īa descubri√≥ que su escultura ‚ÄúEl Negro de Banyoles‚ÄĚ fue hecha a partir de los restos de un hombre. Los responsables del museo enviaron el cuerpo a su pa√≠s de origen para que fuera enterrado.

Advertisement

En el caso de la escultura del Carnegie, no es tan sencillo. El cr√°neo no cuenta con evidencia suficiente para saber de d√≥nde proviene. Seg√ļn coment√≥ Gretchen Anderson, uno de los restauradores, en una entrevista con The Tribune Review:

‚ÄúDescubrimos un cr√°neo humano en el maniqu√≠, lo que explica c√≥mo hizo el artista para que el rostro fuera tan detallado y realista. Lamentablemente, por ahora no puede ser repatriado debido a que no hay informaci√≥n suficiente sobre su origen. Continuaremos investigando en conjunto con las autoridades francesas para encontrar m√°s informaci√≥n‚ÄĚ.

[vía The Tribune Review]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.