Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Un veterano de Ohio se alimentará solo de cerveza durante 46 días para honrar a los monjes fundadores de Paulaner

El 6 de marzo comienza la cuaresma, un período de 46 días en el que algunas iglesias cristianas recomiendan diferentes formas de ayuno para conmemorar la travesía de Jesucristo por el desierto. Dell Hall celebrará la cuaresma con un ayuno un tanto especial: solo cerveza.

El señor Hall, ciudadano de Ohio, se ha comprometido a alimentarse solo de cerveza (y agua) en los 46 días que dura la cuaresma. La idea la ha sacado de una leyenda alemana que gira precisamente alrededor de una orden de monjes famosos por sus birras, la orden de Paulaner.

Advertisement

El origen de la conocida marca de cerveza alemana se remonta a 1634, en un monasterio ubicado en Neudeck ob der Au, a las afueras de Munich. Los monjes de ese convento pertenecían a la orden de los mínimos (una orden religiosa fundada en el siglo XV por San Francisco de Paula).

Según la propia Paulaner, los monjes que fundaron la compañía celebraban la cuaresma sin comer ningún tipo de alimento sólido. Para mitigar el sacrificio que suponía este tipo de ayuno comenzaron a elaborar un nuevo tipo de cerveza con fines puramente nutricionales. Había nacido la Doppelbock. Se trata de una variante de la Bock creada por los maestros cerveceros de la cercana ciudad de Einbeck. La DoppleBock es tan densa, oscura y calórica que se ganó a pulso el sobrenombre de pan líquido.

El problema es que los monjes repartían este sabroso pan líquido entre los pobres para ayudarles en la cuaresma, y la buena acción no gustó a los fabricantes de cerveza, que elevaron una queja a las autoridades de Munich.

Advertisement

Dice la leyenda que la queja llegó a oídos del mismísimo Papa, que solicitó una muestra de la Doppelbock para juzgar hasta qué punto la medida era admisible como ayuno en el seno de la iglesia. Lamentablemente, la muestra se estropeó durante los rigores del viaje hasta Roma. Cuando el Papa la probó, le pareció espantosa, y decidió que era un buen castigo al atrevimiento de los monjes de Munich. Por ello emitió un edicto que obligaba a los monjes a beber solo esta cerveza durante la cuaresma. A los monjes no debió de parecerles mal, porque años más tarde (1634) fundaron Paulaner. Cuando llegó al mercado, la Dopplebock recibió el nombre comercial de Paulaner Salvator, la cerveza del santo padre.

Advertisement

Sea o no cierta esta leyenda, lo cierto es que Dell Hall se la ha tomado muy en serio. Por fortuna, también se ha tomado su reto muy en serio y consultará con un médico cada pocos días. Si la dieta cervecera pone en riesgo su salud interrumpirá la prueba. En unas declaraciones a la cadena WKRC de Cincinatti, el señor Hall explica:

En realidad voy a probar todo tipo de cervezas. Soy veterano del ejército, el número uno de mi promoción. He corrido maratones antes y no es la primera vez que me enfrento a un ayuno. De todos modos, este reto me impone. Simplemente tengo curiosidad por saber si puedo hacerlo o no.

Advertisement

El reto ya ha empezado. Si el señor Hall logra terminarlo nos enteraremos cuando termine la cuaresma, el próximo 18 de abril. [Local12 vía Mental Floss]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key