Un YouTuber pone su vida en peligro después de voluntariamente meter su cabeza dentro de un microondas

Imagen: YouTube

El YouTuber Jay Swingler no es un extraño a las actividades peligrosas y cuestionables. Swingler y su amigo Romell Henry han creado vídeos de ellos mismos jugando con explosivos, nadando en un café con hielo gigante y duchándose en una solución de broceado artificial, para nombrar algunos. No obstante, está claro que esta vez la experimentación se les ha ido de las manos.

Advertisement

En su último vídeo, Swingler, de 22 años, decidió averiguar qué pasaría si pusiera su cabeza dentro de un microondas y lo llenara de Polyfilla, un polvo para exteriores que se utiliza para tapar grietas y agujeros. Como medida de seguridad, decidió utilizar un tubo de respiración. El problema empezó cuando el tubo se bloqueó debido a que el Polyfilla se endureciera y expandiera, lo cual hizo que Swingler entrara en un verdadero pánico por la falta de aire.

Sus amigos intentaron desmontar el microondas de su cabeza con herramientas y quitar el Polyfilla con un cuchillo. Después de una hora y media, tuvieron que llamar a los bomberos y al servicio de emergencias para ayudar a su amigo. Los profesionales lograron sacar a la cabeza del YouTuber del microondas en aproximadamente una hora.

“Nunca he apreciado tanto a la vida, jamás”, comentó Swingler en un vídeo. “Muchas, muchas gracias a los médicos y bomberos que me ayudaron a salir”.

Advertisement

Sin embargo, los bomberos no estaban muy contentos sobre el incidente. En una publicación en Twitter, el departamento de bomberos de West Midlands afirmó que estaba poco impresionado con el incidente y que Swingler pudo haberse asfixiado.

“Todos los involucrados estaban muy arrepentidos, pero esta situación nos pudo haber prevenido ayudar a otra persona que sufría un accidente genuino y necesitaba ayuda” dijo el encargado de los bomberos en una declaración.

Advertisement

Poco después del incidente, YouTube le quitó la publicidad al vídeo. Un portavoz de la compañía comentó que el vídeo había perdido su publicidad debido a que la política de YouTube declara que “contenido que promociona actos peligrosos y dañinos que resultan en daño serio de carácter físico, emocional o psicológico no son [vídeos adecuados] para la publicidad”.

En una declaración subsecuente sobre el incidente, Simon Woodward, el jefe del departamento de bomberos de West Midlands, afirmó que los servicios de su departamento para tal incidente deberían ser $872. Woodward añadió que no iban a cobrar nada porque la vida de Swingler estaba en peligro.

Advertisement

“Lo único que quiero hacer es recordarle a todos que no pongan sus vidas en peligro solo para el entretenimiento de otros”, comentó Woodward.

Advertisement

[West Midlands Fire Service y YouTube]

Share This Story