Foto: Alex Cranz (Gizmodo)

Los iPhones son caros, por lo que tiene sentido que sean un objetivo f√°cil en las estafas. Hace solo unos meses, dos estudiantes de ingenier√≠a de Oreg√≥n fueron detenidos despu√©s ‚Äč‚Äčde intercambiar iPhones falsificados por reales en un timo que cost√≥ a Apple unos $900.000. Sin embargo, Quartz ha sacado a la luz una estafa capaz de hacer a las dem√°s palidecer. Durante siete a√Īos, una red criminal de Nueva York supuestamente rob√≥ iPhones por un valor de 19 millones de d√≥lares.

As√≠ es como lo hicieron. Los estafadores se hac√≠an pasar por clientes leg√≠timos llevando tarjetas de identidad y de cr√©dito falsas a las tiendas locales de tel√©fonos m√≥viles. Luego ped√≠an nuevos tel√©fonos mejores con esas cuentas. Los estafadores, haci√©ndose pasar por clientes reales, ‚Äúpagaban‚ÄĚ por los nuevos tel√©fonos distribuyendo los pagos durante varios meses en la cuenta de un cliente que no sab√≠a nada al respecto. Para cuando se diese cuenta, ya era demasiado tarde.

Los documentos judiciales revelan algunos detalles bastante alucinantes. En primer lugar, esta red de fraudes se dirigía a minoristas, abarcando 34 estados, aunque no está del todo claro cuántos teléfonos robaron o cuántos clientes se vieron afectados por la estafa.

Los documentos tambi√©n mostraron que la estafa en s√≠ era operada como un negocio, con su propia jerarqu√≠a. Liderando la organizaci√≥n estaba un grupo de individuos que se refer√≠an a s√≠ mismos como ‚Äútop dogs‚ÄĚ. Los top dogs eran supuestamente los responsables de organizar y financiar los viajes, as√≠ como de vender los iPhones robados. Debajo de ellos estaban las personas encargadas de robar identidades y crear documentos falsos. Y en la parte m√°s baja estaban los conductores que viajaban a los distintos estados para recoger los iPhones y luego enviarlos de vuelta al Bronx.

Advertisement

Un testigo protegido dijo que hizo 18 viajes para la banda y que se llevaba aproximadamente $100 por cada teléfono robado. El testigo dijo que le proporcionaban una tarjeta de identidad falsa y una tarjeta bancaria, que utilizaban como forma secundaria de identificación.

Sin embargo, todo se vino abajo en 2014, cuando un empleado de una empresa de transporte nocturno not√≥ que algo sospechoso estaba sucediendo. En primer lugar, hab√≠an pagado una gran cantidad de paquetes en efectivo, cheque o tarjeta de cr√©dito, lo que significa que los remitentes no ten√≠an una cuenta con la compa√Ī√≠a de env√≠o. Este empleado tambi√©n se dio cuenta de que una gran cantidad de paquetes enviados a estas dos direcciones en Nueva York hab√≠an sido pagados de la misma manera en varios lugares de fuera del propio estado.

Advertisement

En total encontraron 253 teléfonos móviles y docenas de tarjetas de crédito falsas y de carnets de conducir, además de otras falsificaciones.

Hasta el momento, seis personas han sido acusadas y seg√ļn Quartz, los acusados ‚Äč‚Äčse han declarado inocentes y actualmente se encuentran en libertad bajo fianza.

Advertisement

Aunque es impresionante el tama√Īo y la escala de esta estafa en particular, tambi√©n sirve para ilustrar que cuanto m√°s grande es la estafa, m√°s probabilidades hay de que eventualmente te atrapen.

[SDNY via Quartz]