Si visitas la localidad inglesa de Stockton-on-Tees puedes sacarte una foto con la estatua que homenajea al inventor de las cerillas de fricci√≥n, el qu√≠mico John Walker. O quiz√° no, porque en realidad el busto no corresponde al de ese personaje, y lleva as√≠ 40 a√Īos.

Advertisement

En realidad, la imagen no corresponde al qu√≠mico que invent√≥ las cerillas que se encienden al frotarlas, sino a un actor brit√°nico con el mismo nombre pero que muri√≥ m√°s de 20 a√Īos antes del descubrimiento y que, de hecho, nunca visit√≥ la ciudad. Al parecer, el error se debe a que existen muy pocas im√°genes del qu√≠mico, y se remonta a un retrato atribuido err√≥neamente por historiadores locales ya en el siglo XIX.

El busto se inaugur√≥ en 1977 y cost√≥ alrededor de 1.400 libras de la √©poca. La mayor parte del dinero para su creaci√≥n provino de fabricantes de cerillas. El error no se descubri√≥ hasta 20 a√Īos despu√©s, cuando el ayuntamiento consult√≥ con la National Portrait Gallery de Londres. Sin embargo, decidi√≥ ocultar el problema para evitar m√°s pol√©mica porque no era el primer monumento fallido. En 1893, la ciudad inaugur√≥ una placa en la que se dec√≠a err√≥neamente que John Walker era el inventor de las Cerillas Lucifer. En 2001, el ayuntamiento erigi√≥ una cerilla gigante de pl√°stico pero tuvo que ser retirada porque los habitantes la encontraron antiest√©tica.

Retrato del auténtico John Walker.

Advertisement

Un genio no reconocido

John Walker (1781 - 1859) invent√≥ las cerillas de fricci√≥n por casualidad cuando experimentaba en su laboratorio tratando de crear un explosivo. Una peque√Īa cantidad de una mezcla de sulfuro de antimonio, clorato de potasio, goma y almid√≥n se sec√≥ en la punta de un palito. Cuando Walker la frot√≥ para retirarla, esta prendi√≥.

En realidad, la mezcla era un poco inestable. Explotaba de forma demasiado violenta, y desprend√≠a un fuerte hedor. Fueron otros inventores posteriores como el franc√©s Charles Sauria o el h√ļngaro J√°nos Irinyi los que fueron perfeccionando la f√≥rmula. Como concepto, la cerilla data de mucho antes. En China, en el siglo X ya se utilizaban ramitas de pino empapadas en azufre para prender fuego.

Advertisement

En 1827, John Walker comenz√≥ a vender sus cerillas en la farmacia que regentaba en peque√Īas cajitas con un papel de lija en un lateral. El inventor Michael Faraday inst√≥ a Walker a que patentara sus cerillas, pero este se neg√≥ explicando que prefer√≠a que toda la humanidad se beneficiara de su creaci√≥n. Dos a√Īos despu√©s, un qu√≠mico londinense llamado Samuel Jones patent√≥ exactamente la misma f√≥rmula con el nombre de Cerillas Lucifer. [v√≠a Daily Mail]

Foto de portada: The Independent

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)