Bajo el nombre de TF-19 WASP, la compañía Throwflame anuncia un lanzallamas a modo de accesorio para drones. Un sistema capaz de disparar objetivos desde algo más de 7 metros de distancia y con capacidad de combustible para 100 segundos de encendido.

Como se puede apreciar en el vídeo, el lanzallamas se monta a un drone (en la pieza lo hace a un DJI S1000). Está hecho de fibra de carbono y diseñado para drones con una capacidad de carga útil de dos kilos. Además, “el WASP está diseñado para soportar todo tipo de condiciones, tanto frías como calientes”, afirman en la pieza visual.

Por supuesto, lo primero que nos viene a la cabeza es que un dron con lanzallamas en manos equivocadas puede ser un verdadero peligro, pero la compañía recalca que está diseñado para uso industrial, “para despejar infraestructura vital, encender vegetación remota y eliminar plagas”, dicen desde Throwflame. Sus usos, según la compañía, son:

  • Eliminar los residuos de las líneas eléctricas
  • Manejo de plagas y eliminación de nidos.
  • Incendios forestales de contención de incendios
  • Quema agrícola remota

Al menos no es un producto barato, el modelo TF-19 WASP cuesta 1.500 dólares (sin drone). [Mashable]