Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una familia de castores deja sin internet a 900 personas robando fibra óptica para construir su presa

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Steve Hersey / Flickr CC BY-SA 2.0, Telus

Unos 900 clientes de la operadora canadiense Telus se quedaron sin internet el sábado en el municipio de Tumbler Ridge, al noreste de la Columbia Británica, después de que una familia de castores provocara daños “muy extensos” en la infraestructura de fibra óptica de la localidad. La caída interrumpió el servicio de televisión por cable de 60 clientes y afectó también a la red de telefonía móvil local.

Advertisement

Tumbler Ridge es un municipio de 2000 habitantes al pie de las Montañas Rocosas, tan pacífico y rodeado de naturaleza como puedas imaginar. Pero el sábado a las 4 de la madrugada, en un “giro de acontecimientos excepcionalmente canadiense”, como describió una portavoz de Telus, el pueblo se quedó sin internet porque unos castores estuvieron royendo un cable de fibra óptica crucial para la red con el aparente objetivo de usar el material en una presa que estaban construyendo sobre un arroyo.

“Parece que los castores cavaron a lo largo del arroyo hasta llegar a nuestro cable, que está enterrado a un metro bajo tierra y protegido por un conducto de 11,5 centímetros de espesor”, explicó Sauvé en un comunicado. “Los castores royeron primero el conducto antes de masticar el cable en múltiples ubicaciones”. La compañía encontró restos de su instalación, como una cinta roja que señala la presencia de fibra óptica, sobre la presa de los castores.

Tan importantes fueron los daños causados por la familia de roedores que la interrupción del servicio duró 36 horas (hasta la tarde del domingo). Los técnicos tuvieron que pedir refuerzos para exponer la línea y determinar hasta dónde continuaba el daño, ya que el terreno donde estaba enterrado el cable de fibra óptica se encontraba parcialmente congelado.

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche