Gary Anderson, dos veces campeón del mundo de dardos y acusado de tirarse pedos durante sus partidas
Photo: Getty

Algo huele a podrido en Manchester, Inglaterra, donde dos de los mejores jugadores de dardos del mundo se acusaron mutuamente de tirarse pedos para desestabilizar al contrario durante su enfrentamiento en los cuartos de final del Grand Slam of Darts.

El escoc√©s Gary Anderson, dos veces campe√≥n del mundo, gan√≥ holgadamente la partida con un 10 a 2 contra el holand√©s Wesley Harms, pero no sin causar pol√©mica. Harms dijo en una entrevista posterior a su derrota que sus malos resultados se debieron a que Anderson hab√≠a dejado ‚Äúun olor fragante‚ÄĚ sobre el escenario. ‚ÄúMe llevar√° dos noches deshacerme de este olor en mi nariz‚ÄĚ, explic√≥ a la televisi√≥n holandesa.

La cosa pas√≥ a mayores cuando Anderson ech√≥ la culpa del hedor a su contrincante. ‚ÄúCada vez que pasaba por all√≠ ol√≠a un mont√≥n a huevos podridos, por lo que pens√© que hab√≠a sido √©l‚ÄĚ, dijo. ‚ÄúPor lo general, si me tiro un pedo en el escenario me cago encima‚ÄĚ, a√Īadi√≥.

Pero esta no es la primera vez que alguien acusa a Anderson de tirarse un pedo en pleno campeonato. El cuarto mejor jugador de dardos del mundo es un pedorro confeso y, sin embargo, niega haber usado sus ventosidades como una ventaja contra sus contrincantes; tampoco en esta ocasión.

Advertisement

‚ÄúEstuve mal del est√≥mago alguna vez sobre el escenario y lo admit√≠‚ÄĚ, dijo Anderson. ‚ÄúPero si el chico cree que me he tirado un pedo [en esta partida], est√° equivocado en un 1010%. Lo juro por la vida de mis hijos‚ÄĚ.

La organizaci√≥n del torneo, por su parte, se ha tomado el asunto a broma. ‚ÄúWe‚Äôve got to get to the bottom of this‚ÄĚ, dijo a la BBC el presidente de la Corporaci√≥n de Dardos Profesional del Reino Unido (un juego de palabras que puede significar ‚Äútenemos que llegar al fondo de esto‚ÄĚ o bien ‚Äúllegar al culo‚ÄĚ de la cuesti√≥n). La prensa local tambi√©n hizo gala del sentido del humor ingl√©s bautizando este asunto como fartgate, la pol√©mica del pedo.