Una muchedumbre furiosa de Ladysmith, Sur √Āfrica le quem√≥ la casa a un estafador de Bitcoin.
Foto: Jason Appleton (Unsplash)

Las estafas desagraciadamente no son nada nuevo. En Ladysmith, Sur √Āfrica, una muchedumbre furiosa con un supuesto estafador de Bitcoin se ha asegurado de que el culpable sepa que no est√°n contentos con √©l: le han quemado la casa.

De acuerdo con Times Live, todo empez√≥ cuando Sphelele ‚ÄúSgumza‚ÄĚ Mbatha, gestor del negocio ‚ÄúBitcoin Wallets‚ÄĚ, le prometi√≥ a sus clientes que podr√≠a asegurarles un beneficio del 100% de su inversi√≥n en Bitcoin despu√©s de 15 d√≠as.

Hace un mes, Mbatha tenía colas de personas esperando fuera de sus oficinas para poder invertir con él. La cantidad mínima era de 357 dólares. En un momento, Bitcoin Wallets estaba recaudando 143.000 dólares al día de inversores.

Advertisement

No obstante, hace poco Mbatha le dijo al medio The Ladysmith Gazette que no ten√≠a dinero en efectivo para pagar a los inversores y que tendr√≠an que introducir sus datos en su web para conseguir sus beneficios. A√Īadi√≥ luego que unos hackers hab√≠an entrado en su web y hab√≠an robado el dinero de los inversores. Para complicar m√°s la historia, Mbatha afirm√≥ que no era el due√Īo de Bitcoin Wallets a pesar de que hab√≠a registrado el negocio.

Advertisement

Después de sus polémicas declaraciones, la muchedumbre enfurecida localizó la casa de Mbatha y la quemaron. También le robaron algunas de sus pertenencias. No era el primer encuentro de Mbatha con grupos de personas disgustadas. En ocasiones anteriores, grupos de personas se habían presentado en las oficinas de Bitcoin Wallet y también en la estación de policía de Ladysmith para protestar.

La policía ofreció ayudar a Mbatha a relocalizar las oficinas de Bitcoin Wallets con la condición de que este produjera un plan de negocios válido. Como es de esperar, el plan no se ha producido.

Advertisement

Actualmente, nadie sabe dónde está Mbatha. De acuerdo con The Verge, se cree que ha dejado Ladysmith. No es sorprendente. Entre otras cosas, ya no tiene casa.

[The Verge]