Una nueva y brutal ola de calor bate récords en toda Europa (otra vez)

8.2K
8
Save
HACE. MUCHO. CALOR.
Foto: AP

Europa arde. Una ola de calor, la segunda en aproximadamente un mes, se ha apoderado del continente y está batiendo récords de nuevo. Y eso que estamos hablando de algunos de los registros de temperatura más antiguos de toda la historia.

El calor se ha puesto tan mal que los cuidadores de los zoos de Bélgica tuvieron que alimentar a sus tigres con pollos metidos en cubos de hielo gigantes y le dieron a sus osos sandías congeladas, informó Reuters. Si estos animales están sufriendo, imagínate cómo deben sentirse las personas.

Advertisement

Alemania vio como su temperatura rompía todos los registros cuando en Geilenkirchen, una ciudad en la parte noroeste del país, cerca de la frontera con Países Bajos, el termómetro marcó 40,5 grados. El récord anterior había sido establecido el 5 de julio de 2015 y era de 40.3 grados, según el servicio meteorológico alemán DWD.

No muy lejos, en los Países Bajos, también se alcanzaron nuevos récords. El jueves, el municipio de Gilze en Rijen llegó a los 40.4 grados, superando el récord anterior de 40 grados, informó el Real Instituto Meteorológico de los Países Bajos. Ese récord había sido establecido apenas un día antes.

En Francia, las temperaturas han estado alcanzando máximos desde el jueves, según el servicio meteorológico francés. París vio cómo el termómetro marcaba 42,6 grados (su récord anterior era de 40,38 y había sido establecido en 1947). Lille, al norte de Francia, batió también su récord, establecido hace menos de un año, pasando de 37,6 grados a 40,5 grados. Incluso, fuentes oficiales del gobierno temen que el calor pueda causar el colapso de la frágil Catedral de Notre Dame, que se quemó el pasado abril.

Advertisement

Londres está también a punto de romper su récord histórico, avisa la Oficina Meteorológica del Reino Unido. La ciudad ha establecido una nueva marca este mes de julio de 36,88 grados. La temperatura más alta que el país ha visto en toda su historia ha sido de 38,5 grados, y está previsto que los termómetros sigan subiendo.

El calor es real, y no se trata solo Europa. Este tipo de eventos se recrudecerán mientras siga el cambio climático. Y más personas morirán como resultado de ello, así que mucho cuidado.

Share This Story