Bloqueo Rex, la peculiar causa de la ola de calor que golpea Europa con temperaturas récord esta semana

Foto: AP Images

La ola de calor europea alimentada por el cambio climático del año pasado encogió montañas y reveló inscripciones medievales y monumentos megalíticos. Este año Europa se prepara para una nueva ola de calor abrasador que llega esta semana y que promete temperaturas superiores a la de 2003

Según las previsiones de las agencias meteorológicas, el calor más intenso se dejará sentir en Francia, Alemania, Suiza, España y Bélgica. Muchos de actuales récords de altas temperaturas los alcanzó la ola de calor de 2003 que mató a decenas de miles de personas en todo el continente. Los gobiernos de cada país ya han comenzado a advertir a los ciudadanos sobre las condiciones peligrosas en un esfuerzo para asegurar que, incluso si el calor alcanza los niveles de 2003, la cantidad de muertos no lo haga.

Advertisement

El Bloqueo Rex

La causa de esta ola de calor se encuentra en un patrón meteorológico conocido como Bloqueo Rex. Este patrón se caracteriza por áreas de altas y bajas presiones que se acercan mucho una a la otra y quedan equilibradas en un conjunto estable que solo se rompe al variar la potencia de una de ellas. Su proximidad contorsiona el flujo de aire entre ambas, provocando cambios bruscos en el clima. En este caso concreto, lo que ocurre es que un centro de altas presiones sobre Groenlandia se ha combinado con un fuerte sistema de bajas presiones sobre el Atlántico Norte. Ambos forman un circuito que canaliza el aire frío del norte hacia el oeste. Ello cortará a Europa del aire más fresco que llega del norte y permitirá que un frente masivo de aire caliente ascienda hacia el norte desde África.

Básicamente, eso significa cielos despejados, sol y calor constante en gran parte de Europa occidental a partir del lunes y durante unos seis días según las previsiones. Las altas temperaturas se intensificarán a lo largo de la semana, y se espera que se disparen por encima de los 40 grados Celsius hacia el miércoles.

Advertisement

Carpentras, por ejemplo, es una ciudad de 28.000 habitantes a unas 80 kilómetros al norte de Marsella. Allí, se espera que las temperaturas alcancen los 43 grados Celsius el viernes 28 y el sábado 29. Eso superaría el récord mensual de altas temperaturas para Francia establecido en junio de 2003 en 41.5 grados Celsius.

Es probable que las temperaturas suban por encima de los 40 grados Calsius en algunas partes de España, Alemania, Suiza y Bélgica. Las temperaturas de la noche se mantendrán también cálidas. Este calor continuado plantea riesgos para la salud particularmente graves para los niños y los ancianos. El calor también puede crear condiciones difíciles para los encuentros deportivos que se jueguen esta semana, como los de la Copa Mundial de Fútbol Femenino.

Advertisement

Previsiones

Los mapas publicados por los servicios meteorológicos nacionales cuentan una historia de calor infernalen llamativos colores. Meteo France ha lanzado un mapa de pronóstico que utiliza un sombrío tono púrpura para mostrar dónde se producirá el peor calor durante toda la semana. Meteo Suisse está pidiendo una alerta de calor rojo en varias partes del país, que indica “alto peligro”. Alemania está igual y la meteoróloga Silvia Laplana tuiteó el mapa de previsión de temperaturas con un elocuente “El infierno is coming”

Advertisement
Advertisement
Advertisement

Muchas ciudades y regiones europeas han adoptaron planes de emergencia para el calor después del verano de 2003, la ola de calor de aquel año mató a más de 70.000 personas en todo el continente. París, por ejemplo, tiene cuatro niveles de alerta para lidiar con las altas temperaturas, aunque el cuarto nunca se ha utilizado. Esta semana, mantendrá las piscinas abiertas por más tiempo y establecerá “habitaciones frías” (espacios públicos de libre acceso con aire acondicionado) como parte de su plan de nivel tres.

El cambio climático está haciendo que el calor extremo sea más común en todo el mundo, y las investigaciones han demostrado que es responsable de una parte de las muertes causadas por la ola de calor de 2003. Además del calentamiento de fondo, el patrón de clima que se bloquea generando este tipo de calor también puede ser un síntoma del calentamiento global. Aún es un área de investigación activa, pero algunos científicos piensan que las anomalías en las corrientes tiene que ver con el calentamiento rápido del Ártico, que reduce el gradiente de temperatura que generalmente hace que la corriente de chorro circule entre el Ártico y latitudes más meridionales.

Share This Story