Foto: AP

El valor del Bitcoin sube como la espuma. Debería ser una buena noticia, pero no lo es. Sube demasiado rápido, y las empresas están empezando a mirar el proceso con preocupación. Valve ya ha visto bastante y ha dicho no. Los Bitcoin ya no son válidos para comprar juegos en la plataforma.

En un post hecho público en la página web oficial la compañía explica que la volatilidad de la moneda virtual es excesiva y que ello ha disparado las tasas de las transacciones a niveles inaceptables:

En los últimos meses hemos asistido a un incremento en la volatilidad del valor del Bitcoin. Esa volatilidad ha traído consigo un aumento en las tasas que se cobran por realizar transacciones en Bitcoin.

El aumento de las tasas por realizar transacciones en Bitcoin se está convirtiendo en un problema muy frustrante para cualquier empresa que quiera aceptar pagos en la moneda virtual. Según valve, el coste de estas tasas se ha disparado desde los 20 céntimos que costaba originalmente a 20 dólares. A ello hay que añadir otro problema. Las operaciones en Bitcoin están sujetas al valor que la moneda tenga en el momento de hacer la transacción. Sin embargo, la propia mecánica de las operaciones con Bitcoin ocasiona que la velocidad de las transacciones pueda retrasarse considerablemente. Ello, unido a la velocidad a la que cambia su valor, está convirtiéndose en todo un quebradero de cabeza.

Cuando un cliente paga con Bitcoin en Steam, transfiere una cantidad x para cubrir el coste del juego, más una cantidad y para pagar el coste de la transacción en la red de la moneda. El valor del Bitcoin solo está garantizado durante un corto periodo de tiempo. Si la transacción no se completa en esa ventana de tiempo, el valor del Bitcoin puede cambiar y eso afecta a la transacción misma. La moneda está cambiando en una medida en la que supone una diferencia excesiva.

Llegado este punto, Bitcoin se ha convertido en una opción de pago insostenible. Debemos reevaluar si su uso sigue teniendo sentido para nosotros y para la comunidad en lo sucesivo.

El valor del Bitcoin se ha disparado hasta superar los 14.000 dólares en una semana. En ese sentido Steam probablemente esté ganando con los Bitcoin que tenga en su poder, pero su negocio es la distribución de videojuegos, no la especulación financiera con monedas virtuales. La salida de la compañía supone un duro revés para la moneda, que ya se ha prohibido en países como China, Rusia o Corea del Sur. Mientras tanto, se enfrenta a una investigación en Estados Unidos por su posible uso para evadir impuestos. [vía The Verge]