La Comisión Europea ha recibido quejas de un grupo de operadores por supuestas prácticas abusivas de negocio de Apple. ¿Cuáles? Entre ellas, según The New York Times, obligar a comprar grandes cantidades de móviles, algo que perjudica sobre todo a medianos y pequeños operadores que tienen que centrarse en vender el iPhone para no quedarse con el inventario. De momento, no han interpuesto denuncia formal y la Comisión está solo monitorizando la situación.

No han transcendido los nombres de los operadores que han enviado la queja, pero se cree que son principalmente franceses, aunque también hay compañías de otros países. Un portavoz de la Comisión Europea ha confirmado que "han sido contactados por participantes de la industria [operadores] y estamos monitorizando la situación, pero no se ha abierto ningún caso por monopolio".

Apple, curiosamente, sí ha comentado oficialmente que "cumplen por completo las leyes locales en cualquier sitio donde hacen negocios, incluida la Unión Europea". Por lo visto, en base a la información enviada por los operadores, son los de menor tamaño los que se llevan la peor parte. Se ven obligados a vender el iPhone por la fuerte demanda, pero las exigencias de los contratos de Apple en objetivos y ventas les dejan en desventaja.

La clave para que la Comisión Europea abra o no una investigación oficial estará en si hay un perjuicio para el consumidor final o en si las prácticas de Apple obstruyen la libre competencia. Y los operadores, seguro, harán lo posible para que esa investigación se abra.

Las palabras del jefe de Telefónica hace un mes definen bien la opinión de los operadores europeos sobre Apple (y Google): son los "nuevos monopolios". Exacto, los antiguos monopolios eran ellos. [The New York Times]

Advertisement

Foto: César Alierta, presidente de Telefónica, durante el último Mobile World Congress de Barcelona /AP