Screenshot: Caters Clips (YouTube)

Todos tenemos problemas, pero —a diferencia de los jabalíes— no tenemos que lidiar con los leopardos. Estos ágiles felinos alcanzan los 58 km/h y pueden dar saltos de hasta seis metros. Para colmo, su capacidad de camuflaje y su habilidad para esconderse hacen que solo los veas cuando es demasiado tarde.

Y si no, que se lo digan a este grupo de jabalíes que salió de su guarida al atardecer sin darse cuenta de que había un leopardo al acecho. Los jabalíes son animales nocturnos, pero el leopardo puede estar activo a cualquier hora del día (y este les había tendido una emboscada). ¿Todavía no lo ves? Está aquí:

Entre los arbustos o desde lo alto de un árbol, da igual dónde se esconda. Si un leopardo ha decidido que eres su cena, ya puedes empezar a rezar porque todo ocurre en un abrir y cerrar de ojos. En este caso, al menos tres jabalíes se salvaron mientras un cuarto acabó entre los dientes del gatito en apenas dos segundos. Cuidado: el vídeo gráfico. La naturaleza no es apta para cardiacos.