Vladimir Putin conduciendo un coche (que no es un Tesla) en la Plaza Roja de MoscĂş. (Foto: AP Images)

Vladimir Putin, al igual que muchos de nosotros, quisiera tener un Tesla. El presidente ruso ha confesado que está dispuesto y desea conducir uno de los coches eléctricos de Elon Musk, así siga prefiriendo los coches a combustión. En Rusia, asegura, no solo viajan en carretas y tanques de guerra.

Advertisement

Durante una sesión de preguntas y respuestas en la Semana de la Energía, que este año se llevó a cabo en Rusia, al presidente le preguntaron si sería capaz de conducir un coche eléctrico marca Tesla, hecho en Estados Unidos. La respuesta de Putin fue una grata (y extraña) sorpresa:

“¡Por supuesto! ¿Por qué no lo haría? En Rusia estamos abiertos a las nuevas ideas, compramos y vendemos de todo, lo que es útil para nosotros y lo que nos trae ganancias. ¿Acaso crees que aquí solo conducimos carretas... o tanques? No es así.”

Vladimir Putin usando su cinturĂłn de seguridad en otro coche (que no es un Tesla). (Foto: AP Images)

Advertisement

Putin asegura que en su país los fabricantes están muy interesados en crear sus propios coches eléctricos. Según el presidente, los ejecutivos de las compañías automotrices rusas le han enseñado “coches eléctricos muy avanzados fabricados en Estados Unidos y Asia, especialmente en Japón”.

“Debo confesar que me gustan estos coches, especialmente porque lucen modernos y son dinámicos, ágiles, rápidos y efectivos”.

Sin embargo, Putin no cree que los coches eléctricos son la opción ideal en materia de cuidar al ambiente. Para el presidente ruso, la opción más amigable con el ambiente son los coches cuyos motores usan gas natural.

Advertisement

¿Veremos algún día a Putin conducir ese Tesla que tanto quiere? No lo sabemos, pero el presidente ha dejado claro que las compañías de automóviles rusas están interesadas en desarrollar coches eléctricos. Quizás algún día veamos a un Lada competir con Tesla. [vía Newsweek / Bloomberg]