"Tenemos una máquina de escribir, y no es electrónica." Como declaración de intenciones suena casi hasta cómica, pero la ha dicho nada menos que Patrick Sensburg, jefe de la Agencia de Seguridad Nacional alemana. Los casos de espionaje digital de la NSA estadounidense están haciendo que las agencias de otros países vuelvan a métodos más tradicionales.

Ni siquiera son los primeros. Rusia ya se hizo con 20 máquinas de escribir el año pasado precisamente con el mismo fin. De momento, los servicios secretos alemanes solo tienen una, pero Sensburg ha explicado que están consideran ampliar el número de estas venerables reliquias para redactar los informes más confidenciales offline.

El gobierno alemán está especialmente sensible con su seguridad nacional desde el reciente arresto de Markur R. Este agente de la agencia germana BND ha sido acusado de filtrar más de 200 documentos secretos a la CIA. El caso ha terminado con la expulsión del delegado de la agencia estadounidense de territorio alemán. Si siguen por esta vía, quizá hasta veamos resucitar las míticas máquinas Enigma de la Segunda Guerra Mundial. [Moma vía Ars Technica]

Foto: Kichigin / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)