Mide 19,6 metros de largo, 6 de ancho, y 5,5 de alto, y es oficialmente el bloque de piedra tallado por el hombre más grande que se conoce. La pieza, que pesa en torno a 1.650 toneladas, ha sido descubierta en la cantera próxima a la heliópolis de Baalbek, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del Líbano y patrimonio de la Unesco.

La mole, comparable casi con ocho autobuses urbanos apilados cuatro sobre cuatro, no es la única que ha salido de esta cantera. Baalbek comenzó como un santuario fenicio al dios Baal. Más tarde fue una ciudad griega, y se convirtió en un importante asentamiento romano en época del emperador Augusto. El podio del santuario romano al dios Júpiter, en esta misma región, tiene un bloque de piedra de dimensiones similares, aunque algo menores.

Advertisement

La piedra parcialmente levantada que se aprecia en la foto se conoce como Hajjar al-Hibla. Justo al lado es donde un equipo alemán de arqueólogos ha encontrado el nuevo y descomunal bloque, el más grande que se conoce hasta ahora tallado por el hombre. De hecho, sus dimensiones exactas no han podido ser precisadas con exactitud. Habrá que esperar a desenterrarlo del todo.

Los especialistas han explicado que el corte y configuración del bloque indica que sus creadores pensaban utilizarlo de una sola pieza. El cómo pensaban sacarlo de la cantera y transportarlo hasta su destino exactamente aún es una incógnita.

Tampoco se conoce cuál es la causa exacta de que interrumpieran su extracción. Podría tratarse de un defecto en la roca como el que dejó inservible el célebre obelisco inacabado que puede verse en la cantera de Asuán, en Egipto. Esta otra pieza de 455 toneladas (en la foto bajo estas líneas) es la gemela del Obelisco de Letrán, originario del templo de Amón en Karnak, y actualmente en Roma. [Instituto Arqueológico Alemán vía The Archaeology News Network ]

Foto: Instituto Arqueológico Alemán y Wikimedia Commons

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)