Las tabletas Android han mejorado mucho durante el último año. Sin embargo, todavía es difícil ser productivo con ellas igual que con un portátil. Cierto, son animales diferentes, pero con un par de accesorios y aplicaciones adicionales, podrás lograr que una tableta se parezca mucho más a un ordenador. ¿Cómo?

Desde el Nexus 10 de Google, el Galaxy Tab de Samsung o el Sony Xperia Tablet Z, hay decenas de tabletas con las que podrás hacer mucho más que jugar, navegar y ver vídeos. Las de 10 pulgadas son las que se adaptarán mejor a trabajar, ya que te dan más espacio para aplicaciones y multitarea, pero también es un tema de preferencias personales. Sean de un tamaño u otro, ahí van algunos consejos para transformarlos en algo mucho más parecido a un PC.

Conéctales un teclado y un ratón

La mayoría de tabletas nos las venden como una pantalla táctil que no necesita accesorios, por lo que estás perdonado si no te has dado cuenta de que incluyen soporte Bluetooth para teclados y ratones. Hay decenas de opciones de teclados para tabletas Android, e incluso algunos de los que funcionan con el iPad también valen para Android.

Si prefieres accesorios USB, lo mejor es utilizar un cable adaptador USB OTG. Son muy baratos, aunque no todas las tabletas Android son compatibles con accesorios USB a través de este sistema, asegúrate de comprobarlo antes. Si es compatible con USB OTG, podrás conectar un teclado o ratón USB sin ningún tipo de configuración adicional.

Trabaja en multitarea con aplicaciones flotantes

Los accesorios son solo una parte de la ecuación. Hay una serie de aplicaciones "flotantes" que te puedes descargar que te permiten trabajar en multitarea de forma muy similar a la que lo harías en un portátil. Hay muchas, pero ahí van algunas de las mejores:

Navegador flotante Overskreen

Una de las aplicaciones más importantes en cualquier equipo es el navegador. Chrome está muy bien, pero el navegador Overskreen te permite crear una ventana flotante que se superpondrá sobre el resto de apps, permitiéndote, por ejemplo, tomar notas mientras consultas algo en Internet.

Tiny Apps

Se trata de un paquete de pequeñas aplicaciones para funciones básicas, desde calculadora, libro de notas, controles de reproductor musical o incluso una ventana para dibujar anotaciones rudimentarias sobre la marcha. Hay muchas otras apps similares, pero Tiny Apps te las pone todas en el mismo lugar y de forma intuitiva y sencilla.

Floating YouTube Pop-up Video

Es una app que, como su nombre indica, te permite reproducir un vídeo de YouTube sobre cualquier cosa que estés haciendo en la tableta. Es similar a lo que hace la app de YouTube de forma nativa, aunque también funciona fuera de ella.

Quickly (Widgets)

Esta app inicialmente se diseñó para añadir atajos a tu widget de notificaciones, pero una actualización reciente permite crear versiones flotantes de tus widgets favoritos. Es decir, puedes tener una pequeña ventana flotante para una calculadora, lista de tareas pendientes, email, RSS, calendario.... No está mal.

Haz lo que quieras con una app de desktop remoto

Por supuesto, muchas veces tener unas cuantas apps pululando por la pantalla no servirá de mucho. Si tienes que hacer algún trabajo que realmente requiera de una funcionalidad similar a la de un portátil, puedes usar una app para entrar de forma remota en tu computadora Windows desde tu tableta. Microsoft tiene su propia versión de desktop remoto para Android, que además es gratis (también para iPad).

Advertisement

Si prefieres algo con más opciones, hay muchos otros programas de acceso remoto al desktop para trabajar en tu ordernador Windows desde tu tableta. Algunas de las destacadas son PocketCloud, Teamviewer y Splashtop.

Pese a estos consejos, hay que tener en cuenta que tu tableta Android de momento nunca va a ser capaz de reemplazar a tu portátil. Pero eso es ahora. Las tabletas están mejorando día a día en potencia y funciones. Y con baterías cada vez más duraderas, pantallas táctiles, asistentes de voz e integración casi perfecta con servicios online, no hay ninguna razón por la que no debas probarlas como una herramienta de productividad.