Foto: Pixabay

Si eres de los que esperaba que la ciencia lograra por fin detener el envejecimiento tenemos malas noticias. Dos investigadores de la Universidad de Arizona han desarrollado un modelo que demuestra que el envejecimiento celular es inevitable desde el punto de vista de las matemáticas.

“Envejecer es matemáticamente inevitable”, explica la bióloga evolutiva Joanna Masel. “No hay ninguna salida, ni lógica, ni teórica ni matemática”.

Advertisement

Masel y su colega Paul Nelson explican que el problema a nivel celular es que no es posible parar el envejecimiento sin caer con toda seguridad en una opción muy poco deseable: cáncer.

El envejecimiento se produce porque las células van perdiendo sus funciones poco a poco. Los melanocitos dejan de producir pigmento y el pelo se vuelve gris. Los fibroblastos dejan de producir colágeno tan abundantemente y la piel pierde elasticidad haciendo que salgan arrugas. En teoría, la ciencia debería de lograr reparar estos procesos modificando el ADN para que las células sigan operando como si fueran jóvenes indefinidamente. En otras palabras, lograr que todas las células funcionen como si fueran sanas. Sin embargo, eso lleva de manera inevitable a un segundo problema: competencia y multiplicación celular descontrolada.

Advertisement

Masel y Nelson aseguran haber demostrado que, a largo plazo, la propia competencia celular en organismos multicelulares hace que, si detenemos la formación de células no funcionales, las que sí lo son acaben mutando por competitividad, dando lugar a la aparición de cáncer.

Detener la formación de esta enfermedad implica aceptar que haya células que pierdan sus funciones. No se pueden tener ambas cosas. Nos queda la esperanza de que, como otras veces que las matemáticas han declarado imposible algo, llegue un punto en el que alguien demuestre que simplemente no habían hecho los cálculos adecuados. [PNAS vía Science Alert]