Imagen: Emily Whitfield-Wicks / English Heritage

Dicen las leyendas celtas que el rey Arturo nació entre los acantilados de Tintagel, al suroeste de Inglaterra. Es una de las pistas que tienen los historiadores para averiguar si realmente existió o fue un personaje literario desde el principio. Un hallazgo arqueológico podría arrojar luz en esta búsqueda.

Como toda la región de Cornualles, Tintagel es un lugar de belleza imponente y clima severo. Los turistas se pasean por las ruinas de su castillo y buscan la entrada a la cueva de Merlín, imaginando que hace 1.500 años pasaban por ahí el rey Arturo o los caballeros de la Mesa Redonda. A poca distancia de esos turistas, los arqueólogos han desenterrado las impresionantes paredes de lo que podría ser un palacio real del siglo V o VI, la época en la que se basa la leyenda.

Advertisement

Estatua del rey Arturo en Titagel, Cornualles. Imagen: Paul Wishart / Shutterstock

Según publica The Information, es la primera vez que se descubre en Gran Bretaña un edificio importante de los llamados años oscuros. Pero además está en el lugar donde, de acuerdo con la tradición medieval, nació Arturo de la unión ilícita entre un rey británico y la bella esposa de un gobernante local. Así lo narra la Historia Regum Britanniae (Historia de los reyes de Bretaña), escrita por el clérigo Geoffrey de Monmouth en el año 1136, un siglo antes de que se levantara el castillo por el que hoy pasean los turistas de Titagel.

Las excavaciones han dejado al descubierto una construcción muy anterior, que pudo ser el lugar de residencia de los gobernantes de un antiguo reino del suroeste británico, conocido como Dumnonia. Los investigadores, financiados por el gobierno del Reino Unido a través de English Heritage, han dejado al descubierto enormes muros de mampostería de un metro de espesor, suelos pavimentados con piedra laja y escalones. También encontraron numerosos fragmentos de cerámica y vidrio, así como ánforas en las que se transportaba el vino o el aceite de oliva, lo que sugiere que los habitantes del palacio pertenecían a las clases altas de la sociedad.

Sponsored

Se trata de un hallazgo sin precedentes que, sin duda, reabrirá el debate milenario sobre la existencia del rey Arturo. Hasta la fecha no ha habido una prueba histórica que pueda corroborar la existencia del personaje, pero harán falta años de estudios para saber si de verdad existe un vínculo entre estas ruinas y el mito. [The Information]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.