Hace un siglo, los paleontólogos decidieron que no existían las suficientes pruebas como para considerar al Brontosaurio como una especie única, en su lugar lo catalogaron como un Apatosaurus algo diferente. El examen reciente de miles de fósiles digitalizados, sin embargo, lo acaba de devolver a su antiguo status.

Ha sido el resultado de cruzar referencias entre cientos de huesos Apatosaurios, Brontosauris y Diplodocus. Todos pertenecen a la familia Diplodocidae que son, en esencia, los dinosaurios caracterizados por un cuello muy largo (para llegar a las ramas más altas de los árboles), patas pequeñas y gruesas parecidas a las de un elefante y colas alargadas.

Advertisement

Como todos eran relativamente parecidos, similar a lo que ocurre hoy con los huesos de un tigre y una pantera, por ejemplo, o un león, durante años ha habido una intensa disputa que ha tratado de determinar si el Brontosaurio (su nombre quiere decir reptil engañoso, de hecho). Hasta ahora, el consenso era que Brontosaurio y Apatosaurio eran lo mismo.

Pero el examen de cientos de esos huesos fosilizados con un algoritmo que determina las diferencias entre ellos ha determinado, y ya de una vez por todas, que puede considerarse como una especie única y con todo el derecho del mundo. Bienvenido de vuelta, Brontosaurio, esperemos que ahora le toque el turno a Plutón. [Eurekalerts vía Wired]

Imagen: ExpressionImage/Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)