Vote 2020 graphic
Everything you need to know about and expect during
the most important election of our lifetimes
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El increíble hallazgo del fósil de un monstruo marino en el estómago de un monstruo marino aún más grande

Interpretación artística del encuentro.
Interpretación artística del encuentro.
Ilustración: Jim Cooke/Gizmodo.

Como alguna vez dijo el maestro Jedi Qui-Gon Jinn: “Siempre hay un pez más grande”. O en el caso del período Triásico, siempre hay un reptil acuático más grande, como demuestra este increíble fósil.

Advertisement

Una nueva investigación publicada en iScience ofrece la evidencia directa más antigua de “megapredación” en el registro fósil, en el que un superdepredador se alimenta de presas de tamaño formidable.

Advertisement

El fósil, encontrado en una cantera en la provincia de Guizhou en el suroeste de China, parece mostrar un ictiosaurio de 5 metros de largo poco después de darse un festín con un talatosaurio de 4 metros de largo. Lamentablemente, el ictiosaurio probablemente murió poco después de comérselo, habiendo mordido más de lo que podía soportar.

Los ictiosaurios eran reptiles acuáticos parecidos a los delfines que surgieron durante el Triásico. Este espécimen en particular pertenecía a una especie de ictiosaurio conocida como Guizhouichthyosaurus tangae, que crecía hasta los 10 metros de largo. Su presunta presa, una especie de talatosaurio llamada Xinpusaurus xingyiensis, era más parecida a un lagarto, con cuatro extremidades que usaba para remar por el agua. El nuevo fósil es la primera evidencia directa que sugiere que al menos algunas especies de ictiosaurios eran superdepredadores, similares a las orcas de la actualidad.

Advertisement
Ilustración que muestra la forma y el tamaño relativo de los animales involucrados.
Ilustración que muestra la forma y el tamaño relativo de los animales involucrados.
Imagen: Da-Yong Jiang, et al, iScience.

El fósil casi completo, que según análisis data de hace 240 millones de años, sugiere que el ictiosaurio se tragó un animal no mucho más pequeño que él, lo que resultó ser una decisión fatal. Antes de este descubrimiento, los científicos “nunca habían encontrado restos articulados de un gran reptil en el estómago de depredadores gigantes de la era de los dinosaurios, como reptiles marinos y dinosaurios”, explicó Ryosuke Motani, coautor del estudio y paleontólogo de la Universidad de California en Davis, en un comunicado de prensa de la institución académica. Antes de este descubrimiento, los científicos pensaban que los ictiosaurios se alimentaban exclusivamente de peces y cefalópodos.

Advertisement

“Encontrar cualquier animal que no sea un pez o un calamar en el contenido del estómago de un ictiosaurio es increíblemente raro, y de hecho, encontrar un pez o un calamar en el estómago de un ictiosaurio también es bastante raro”, Dean Lomax, un paleontólogo de la Universidad de Manchester que no estuvo involucrado en la nueva investigación, dijo a Gizmodo en un correo electrónico. “Solo se ha encontrado un puñado de otros tipos diferentes de animales dentro del estómago de un ictiosaurio como alimento, por lo que el descubrimiento de un ictiosaurio bastante grande incluyendo en su interior una cena de talatosaurio comparativamente muy grande es muy inusual”.

Advertisement

Lomax sabe de lo que habla en lo que concierne a fósiles incrustados dentro de fósiles. En 2018, fue coautor de un estudio de investigación que describía un fósil de ictiosaurio embarazada con varias crías por nacer aún empaquetadas entre sus costillas.

“Una de las cosas más significativas de especímenes como este es que brindan información absolutamente única y directa sobre el comportamiento de especies extintas hace mucho tiempo”, dijo Lomax. “Es fácil suponer que X se alimentó de Y, pero cuando tienes evidencia como esta, ya no hay ninguna duda”.

Advertisement
El espécimen de ictiosaurio con el contenido del estómago visible como una protuberancia corporal.
El espécimen de ictiosaurio con el contenido del estómago visible como una protuberancia corporal.
Imagen: Ryosuke Motani.

No está claro si el nuevo fósil es un ejemplo de depredación o búsqueda de carroña, admiten los autores del estudio. Sin embargo, la búsqueda no parece probable, dada la evidencia; las extremidades tienden a caerse de los cuerpos en descomposición antes de que se caiga la cola. En este espécimen, se ve lo contrario: las extremidades del talatosaurio todavía están unidas a su cuerpo, pero falta la cola. Sorprendentemente, los paleontólogos encontraron la cola desmembrada fosilizada de esta criatura a solo unos metros de distancia, que podría haberse perdido durante su fatídico encuentro con el ictiosaurio, según los autores. Independientemente, la nueva evidencia sugiere que esta especie de ictiosaurio, ya sea cazador o carroñero, consumía comidas abundantes, algo que no se conocía antes.

Advertisement

Que la cola se encontrara cerca parecía demasiado bueno para ser verdad, así que le preguntamos a Lomax qué pensaba.

Advertisement

“Lo que preguntas sobre la cola también despertó mi curiosidad, aunque parece genuino”, dijo. “Me llamó la atención, sin embargo, porque los autores comentan que el ‘depredador probablemente murió poco después de ingerir la presa’. A esto aluden asumiendo que una cola aislada de un talatosaurio era del mismo individuo consumido por el ictiosaurio. Si esto es correcto, entonces podría sugerir que el depredador había mordido más de lo que podía masticar, ya que era una comida mucho más grande de lo que había anticipado y que podría haber llevado a su muerte”.

Es difícil saber exactamente por qué murió el ictiosaurio, pero suponiendo que esta interpretación sea correcta, que la cola aislada pertenece al mismo talatosaurio, entonces la muerte del ictiosaurio podría estar relacionada con su abundante comida, explicó Lomax.

Advertisement

Otra posibilidad es que las dos criaturas marinas murieron una encima de la otra, y los fósiles simplemente están yuxtapuestos. Y de hecho, el fósil de talatosaurio no muestra signos de haber sido degradado por el ácido del estómago, pero, siendo justos, esa observación también tiene sentido cuando se considera la hipótesis favorecida: que el ictiosaurio murió poco después de tragarse el talatosaurio.

Imagen que muestra los dientes de ictiosaurio.
Imagen que muestra los dientes de ictiosaurio.
Imagen: Jiang et al./iScience.
Advertisement

El descubrimiento está arrojando nueva luz sobre los hábitos dietéticos de los ictiosaurios, que se suponía que solo se alimentaban con cefalópodos debido a sus pequeños dientes en forma de clavija. La nueva evidencia sugiere lo contrario: que estos dientes se usaron para agarrar presas, romper espinas y desgarrar carne.

“Ahora, podemos considerar seriamente que comían animales grandes, incluso cuando tenían dientes pequeños y sin filo”, explicó Motani en un comunicado de prensa de Cell Press. “Se ha sugerido antes que tal vez dientes con punta cortante no era algo crucial, y nuestro descubrimiento lo respalda. Está bastante claro que este animal podría procesar este gran alimento con dientes desafilados”.

Advertisement

Los superdepredadores modernos, como las orcas y las focas leopardo, aplican tácticas depredadoras similares, en lo que es un posible ejemplo de evolución convergente. Y, de hecho, el ictiosaurio en sí es el modelo de la evolución convergente, donde especies no relacionadas desarrollan características físicas similares. Los ictiosaurios generalmente se comparan con los delfines, pero como muestra la nueva investigación, una comparación más precisa podría ser con las orcas.

Share This Story

Get our newsletter