Imagen: Shutterstock

Algo extraño está pasando con la producción de esperma en los humanos. Durante décadas, los científicos han advertido de que el recuento de esperma está disminuyendo entre los hombres occidentales, pero nadie había sido capaz de probarlo. Sin embargo, en lo que es el estudio más extenso y exhaustivo de su tipo, unos científicos han presentado evidencia convincente que apoya esta alarmante aseveración.

Los resultados muestran que el recuento de espermatozoides se ha reducido, en solo cuatro décadas, en más de un 50%.

Este declive es real y no hay señales de que se vaya a desacelerar, según un nuevo estudio publicado por Human Reproduction Update. Tras hacer un metaanálisis de 185 estudios publicados entre 1973 y 2011, los investigadores de la Escuela Hadassah Braun de Salud Pública y Medicina Comunitaria (de la Universidad Hebrea de Jerusalén) y de la Escuela de Medicina de Icahn en el Monte Sinaí, demostraron un declive de 52.4% en la concentración de esperma, así como un 59.3% en la disminución total del recuento de espermatozoides en hombres que viven en Estados Unidos, Europa, Australia y Nueva Zelanda. Por otro lado, no se observó el mismo descenso en los hombres que viven en Sudamérica, Asia y África, en donde se han realizado menos estudios.

Advertisement

Tanto el recuento de espermatozoides como la concentración de esperma (es decir, el número total de esperma en un volumen dado) son formas eficientes para medir la capacidad reproductiva masculina. Cabe mencionar que los hombres que participaron de este estudio no fueron elegidos debido a alguna sospecha de tener problemas de fertilidad. Lo que resulta alarmante es que la tasa de disminución parece no detenerse: la caída era “abrupta y significativa” incluso cuando el metaanálisis se restringía a los estudios realizados después de 1995.

Imagen: Levine et al., 2017

Dada la importancia del recuento de espermatozoides en la fertilidad masculina y la salud humana, este estudio es un llamado de alerta a los investigadores y autoridades de todo el mundo para que investiguen las causas de esta fuerte caída en el recuento de espermatozoides, con el fin de prevenirla” dijo en un comunicado Hagai Levine, autor principal del estudio.

Un bajo recuento de espermatozoides a veces es indicador de otros problemas de salud, y a menudo es usado por los doctores para predecir estados salud y morbidez. Se cree que el esperma reducido es provocado por influencias ambientales, esto incluye haber estado expuesto a sustancias químicas nocivas durante la estancia en el útero, exposición a pesticidas y factores relacionados con el estilo de vida, como fumar, la obesidad y el estrés. Como es obvio, el bajo recuento de espermatozoides se asocia también a problemas de fertilidad.

Advertisement

Desde 1992, los científicos empezaron a notar que algo andaba mal con el recuento de espermatozoides, pero la investigación poco convincente mantuvo el tema en controversia.

Estudios anteriores usaban muestras más pequeñas, mientras que nuestro estudio fue tres veces más grande que el [realizado en] 1992” explicó a Gizmodo vía e-mail Levine y Shanna H. Swan, coautora del estudio. “Esto nos permitió medir y evaluar de manera fiable las tendencias de los subgrupos”.

Otros problemas con los estudios anteriores incluían un pobre o insuficiente criterio de selección, la falta de control de calidad y un método estadístico limitado —defectos que, según los investigadores, fueron subsanados en el nuevo estudio—.

Desarrollamos un protocolo muy detallado; todos los estudios que seleccionamos fueron examinados por dos investigadores independientes. Contábamos con un estricto control de calidad y usamos métodos de metarregresión de vanguardia inaccesibles en 1992” dijeron Levine y Swan.

Para el nuevo análisis, los investigadores estudiaron detalladamente el corpus de las investigaciones realizadas anteriormente. Con ello, buscaban evaluar la fiabilidad de las estimaciones de su estudio y controlar factores que puedan explicar el descenso, tales como edad, tiempo de abstinencia y selección de la población elegida. Al hacer esto, pudieron confirmar lo que se sospechaba desde hace ya mucho tiempo.

Advertisement

La disminución del recuento de espermatozoides ha sido una gran preocupación desde que se reportó hace 25 años. Este estudio definitivo muestra, por primera vez, que este declive es sólido y continuo” dijo Swan. “El hecho de que el descenso se vea sobre todo en países occidentales sugiere con firmeza que el comercio de químicos está jugando un papel relevante en esta tendencia”.

Sin embargo, eso último es solo una especulación. Los científicos aún no saben qué está causando esta crisis en el recuento de espermatozoides, pero el estudio sugiere que el estilo de vida occidental podría estar relacionado. Levine y Swan recomiendan que los futuros análisis tengan un acercamiento similar al suyo e investiguen partes del mundo que todavía no han sido cubiertas.

Los estudios también deberían fijarse en lo ambiental y en factores como el estilo de vida (por ejemplo, la exposición a químicos, el estrés y el fumar), así como a la calidad del semen” afirmaron para Gizmodo Levine y Swan. “También debería invertirse en el estudio de la reproducción masculina”.

¿Nos dirigimos hacia un mundo de baja fertilidad como el de Handmaid’s Tale? Lo más probable es que no, aunque la nueva investigación es alarmante.

Efectivamente, el impacto del bajo recuento de espermatozoides en la fertilidad masculina debería ser una gran preocupación. Los investigadores sostienen que el declive en la producción de esperma reportado se ha manifestado ya en la población general, y que cada vez “más parejas son infértiles”; además, “Desde el punto de vista estadístico, una disminución tan grande debe implicar [una] mayor proporción de hombres infértiles y subfértiles”.

Por el momento, no estamos cerca de una crisis de fertilidad, así que los temores de vernos envueltos en un mundo como el de Handmaid´s Tale son en gran parte exagerados. Es cierto que los datos muestran una considerable tendencia al declive, pero eso no garantiza que vaya a continuar en el futuro. Por lo que sabemos, en términos de bajo recuento de espermatozoides, nos hemos topado con un muro (o lo haremos pronto). Sin embargo, esto aún tiene que ser probado, aunque esta investigación es ciertamente espeluznante. Finalmente, con respecto al creciente número de parejas que no pueden concebir, esto ya representa un serio problema.

[Human Reproduction Update]