2016 es año de censo de población en Australia, y eso significa el regreso de un problema muy particular: el país tiene demasiados caballeros Jedi. Lo que empezó como una especie de broma en 2001 se está convirtiendo en toda una molestia política, especialmente para las asociaciones de ateos, que empiezan a perder terreno en las instituciones.

El problema se remonta a 2001 y no es exclusivo de Australia. Ese año, los entusiastas de Star Wars de Reino Unido o Canadá comenzaron una campaña para declarar “Jedi”en el apartado de religión del censo de población con la creencia de que, si se reunían suficientes devotos, el gobierno tendría que reconocer la religión como oficial.

Por supuesto, no existe normativa que respalde esa creencia, pero declararse jedi en el censo ha continuado como una especie de forma de declarar afecto por la popular saga galáctica y, al mismo tiempo, enseñarle el dedo al gobierno. De hecho, la broma no ha dejado de extenderse en Australia. En 2006 (el censo se celebra cada cinco años), 58.053 ciudadanos se unieron a la fe jedi. En 2011 subieron a 64.390.

Para la Fundación de ateos australiana (AFA por sus siglas en inglés), la broma ha dejado de tener gracia. El problema de declararse Jedi en el censo es que la administración clasifica automáticamente a la persona como religiosa. En otras palabras, hace parecer a Australia un país mucho más religioso de lo que en realidad es.

Advertisement

Advertisement

La cuestión está lejos de ser puramente filosófica. El censo es la herramienta que se utiliza para distribuir parte del gasto social de los presupuestos generales. Cuando un ciudadano se declara de una religión no reconocida como la que profesan los caballeros jedi, la administración lo inscribe en un cajón de sastre denominado “not defined” donde están otras religiones minoritarias. A resultas de ello, movimientos como el ateo pierden influencia y la posibilidad de acceder a financiación pública.

No es de extrañar que la AFA haya puesto en marcha una campaña para que los entusiastas de Star Wars no se declaren jedi si realmente no creen en ninguna religión y eligen esa opción solo como un chiste. [Brisbane Times vía Mashable]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.