¿Has visto esa cita de Carl Sagan que circula por las redes sociales sobre un futuro oscuro en el que desaparecen los empleos de manufactura y las personas ya no distinguen entre la verdad y lo que quieren escuchar? Por una vez se trata de una cita auténtica. Sagan lo llamó “un presagio de la época de mis nietos”.

El pasaje proviene de su libro El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad, que fue publicado por primera vez en 1995:

La ciencia es más que un cuerpo de conocimiento, es una manera de pensar. Tengo un presagio de la época de mis hijos o mis nietos, cuando Estados Unidos sea una economía de servicios e información; cuando casi todas las principales industrias manufactureras se hayan ido a otros países; cuando los increíbles poderes tecnológicos estén en manos de muy pocos, y nadie que represente el interés público pueda si quiera comprender los problemas; cuando la gente haya perdido la capacidad de establecer sus propias agendas o cuestionar sabiamente a los que tienen autoridad; cuando, abrazados a nuestras bolas de cristal y consultando nerviosamente nuestros horóscopos, con nuestras facultades críticas en declive, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslicemos de vuelta, casi sin darnos cuenta, en la superstición y la oscuridad.

La cita es real y Carl Sagan fue uno de los mejores divulgadores científicos que han existido. Lo que no nos atrevemos a evaluar es la exactitud de estas predicciones. Como dice Matt Novak en Paleofuture, los presagios se asemejan a menudo a un test de Rorschach: interpretar su precisión dice mucho sobre cómo interpreta cada uno el presente y cuáles son sus esperanzas o temores sobre el futuro.

Advertisement

En este caso, Sagan continuaba el capítulo señalando que el VHS más popular del momento era el de la película Dos tontos muy tontos, y que Beavis y Butt-Head era una serie increíblemente popular en la televisión. No se diferencia mucho de los que hoy se quejan de la popularidad de los videojuegos o del tiempo que pasan las nuevas generaciones en YouTube. Pero también la ciencia se ha desarrollado exponencialmente en los últimos veinte años y la tasa de analfabetismo en el mundo no ha parado de caer.