Imagen: maroTTmaro / Twitter

A pesar de la masiva pérdida de usuarios, Pokémon Go sigue siendo capaz de causar el caos en ciudades como Tokio. Una enorme multitud de jugadores acudió a la isla de Odaiba el domingo pasado para capturar un Lapras salvaje que había sido visto por la zona. La policía tuvo que intervenir.

Según cuenta Brian Ashcraft en Kotaku, la gente empezó a correr detrás del Pokémon raro haciendo caso omiso a los semáforos y provocando más de un dolor de cabeza a los autoridades. Dada la ubicación del Pokémon, los jugadores se echaron a la carretera para cazarlo, lo que detuvo el tráfico:

De acuerdo con NHK, lo que empezó siendo un grupo de 20 jugadores se convirtió gradualmente en una muchedumbre de cientos de personas intentando hacerse con el Lapras y obligando a la Policía Metropolitana de Tokio a intervenir. Al parecer, la policía pidió a Niantic que los Pokémon raros aparezcan en lugares más seguros que una isla artificial en una megalópolis.

Las imágenes del caos no tardaron en llegar a las redes sociales. Este último tuit dice “pánico en Odaiba por un Lapras”. Recuerda a la fiebre que desató un Vaporeon en el Central Park de Nueva York, pero nada comparado con la auténtica estampida de jugadores de Pokémon Go que provocó un Snorlax en Taiwán hace un mes. Gracias por tanto, siglo XXI. [NHK]

Advertisement

Advertisement

Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.