Ballena jorobada adulta. Foto: Wikipedia

Dos orcas logran que una foca caiga al agua desde el bloque de hielo en el que descansaba. Cuando van a acabar con ella, una enorme ballena jorobada o yubarta se interpone entre cazadores y presa y frustra la captura. Los biólogos llevan años registrando ejemplos de este extraño comportamiento y todavía no se han puesto de acuerdo en qué está llevando a las ballenas a actuar así.

El incidente con la foca data de 2009 y no era en absoluto casual. Según relata el ecólogo marino Robert Pitman, la ballena no solo se interpuso entre las orcas y su presa, sino que posó a la foca sobre su vientre y la mantuvo allí con las aletas hasta llevarla a un lugar seguro.

Advertisement

Advertisement

Desde aquel incidente, Pitman ha viajado por el mundo investigando la cuestión más a fondo y acaba de publicar los resultados en la revista Marine Mammal Science. Desde 1951 hasta hoy se han documentado 115 casos en los que ballenas jorobadas han frustrado las capturas de grupos de orcas. Siempre ocurre de la misma manera, la ballena (a veces varios ejemplares) se interpone entre las orcas y su presa y usa su masivo tamaño para frustrar su captura. Este vídeo grabado por naturalistas de la BBC recoge uno de esos incidentes.

Lo extraño del asunto es que las ballenas no están protegiendo a los de su misma especie, sino a otros animales desde focas y leones marinos hasta cachorros de otros tipos de ballenas. En el 89% de los casos, las maniobras de los cetáceos ocurren durante las cacerías de las orcas y están enfocadas a desbaratar los intentos de estas por obtener presas.

El comportamiento de las ballenas jorobadas parece altruista, pero los biólogos aún no se han puesto de acuerdo en qué motiva exactamente a los cetáceos a actuar así. Una posible explicación es simple territorialidad. Aunque orcas y ballenas jorobadas no compiten por la comida, la actitud de las primeras parece una forma de advertencia contra las orcas.

Dos orcas saltando fuera del agua. Foto: Wikipedia

Otra posible explicación es tan extraña (para un animal) como la venganza. Aunque las ballenas jorobadas son demasiado grandes para que las orcas sean un peligro para ellas, sus cachorros sí son una presa. Se sabe que las orcas han llegado a cazar ballenatos de yubarta en ausencia de sus madres, y la actitud de las ballenas adultas sugiere una especie de vendetta contra las asaltantes. Las ballenas jorobadas tienen un comportamiento social comparable al de los primates, y esta singular guerra contra las orcas puede ser un buen ejemplo de ello. [Marine Mammal Science vía Mother Nature Network]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.