Foto: Emmanuelle Honore.

La cueva de Wadi Sura se ha convertido en todo un misterio para los arqueólogos. En las paredes de la cueva, ubicada en el desierto de Libia, hay miles de figuras dibujadas que datan de hace más 6.000 años, y un equipo de científicos ha descubierto que las “manos” plasmadas no son humanas.

Pero tranquilo, no son manos extraterrestres. En el estudio publicado en el Journal of Archaelogical Science, liderado por la arqueóloga británica Emmanuelle Honore, han descubierto que además de las cientos de figuras humanas y dibujadas en las paredes de la cueva, esas huellas de “manos” podrían pertenecer a diferentes tipos de reptiles.

Advertisement

Y es que la forma de las “manos” era tan peculiar que muchos investigadores pensaban estaban ante las manos de niños recién nacidos y hasta deformes. Sencillamente esos dedos alargados no tenían mucho sentido.

Foto: Emmanuelle Honore.

Honore en su estudio asegura que después de analizar al detalle el tamaño y la forma de las huellas, y compararlas con otras muestras de bebés recién nacidos y fetos pre-natales, ha llegado a la conclusión de que las palmas calcadas en la cueva no son ni humanas ni pertenecen a primates.

Pero después de consultar a expertos en zoología y reptiles pudo confirmar que el tamaño y la forma de las huellas coincide con el de varios tipos de lagartijas y hasta con las patas de cocodrilos bebés. De ser esto así, quiere decir que los humanos que habitaron la zona hace unos 7.000 años usaron reptiles para plasmar huellas en las paredes de esta cueva, por alguna razón que los científicos no terminan de comprender.

Advertisement

Eso sí, lamentablemente los investigadores aclaran que nunca podrían tener la respuesta definitiva a este misterio, más allá de la seguridad de que esas huellas no son humanas. [Journal of Archaelogical Science vía ABC]

Fotos: Emmanuelle Honore (Journal of Archaelogical Science).

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)