Ya sabes de qué momento hablo. Ese momento de una película que saca el geek que llevas dentro en cuanto sales por la puerta del cine. El que te pone la piel de gallina o te hace susurrar “¡joder!” cuando ocurre. Son momentos wow y hemos elegido los 17 mejores de 2015 entre ciencia-ficción, fantasía y acción.

Ojo. Spoilers de todas las películas mencionadas en el artículo.

17. The Hunger Games: Mockingjay Part 2 - las alcantarillas

No me encantó la última entrega de Los juegos del hambre, pero tiene un par de escenas muy buenas —especialmente la escena de acción y suspense de las alcantarillas del Capitolio, con una magistral puesta en escena. Lo que comienza como una escena lenta y terrorífica se convierte rápidamente en una batalla entre Katniss y un ejército de “mutts” mutantes. Destaca por una larga lucha tipo Legolas con el arco y las flechas y acaba con una terrible muerte.

16. Pan - Smells Like Teen Spirit

Sigue sin parecer real. Peter Pan hace su aparición en el País de Nunca Jamás y se escucha a sus habitantes (y en un momento también a Hugh Jackman como Barbanegra) cantando Smells Like Teen Spirit de Nirvana. De algún modo está completamente fuera de lugar y a la vez es perfecto. El himno grunge de los 90 es cantado con una repetición hipnótica en ese paisaje CGI brillante que todo resulta raro, pero también pegadizo e inolvidable. No es sólo un momento destacado en una película meh, es uno de los momentos más destacados del año.

15. Jupiter Ascending - La persecución con las botas de vuelo

Los Wachowski tienen algunas ideas buenas en Jupiter Ascending, pero la mayor parte es predecible, excesivamente melodramática y un poco estúpida. Sin embargo, hay una parte que no: una secuencia de persecución increíble donde el personaje de Channing Tatum, Caise Wise, usa sus súper-hiper-impresionantes botas de vuelo para volar a través de Chicago mientras es perseguido. Es una de esas escenas de acción por las que los Wachowski son conocidos, y es unas de las pocas cosas buenas en una película que en lo demás fue decepcionante.

14. Cinderella - llega el hada madrina

Cinderella de Kenneth Branagh jugó sobre seguro con el famoso cuento de hadas, pero eso no importó porque sus momentos mágicos destacaron sobre todo lo demás. El mejor fue cuando conocemos al hada madrina, interpretada por Helena Bonham Carter. De inmediato transforma no sólo a la Cenicienta, sus ratones y la calabaza —también transforma la película, dándole un momento de auténtica belleza que nos deja maravillados.

13. Tomorrowland - el vuelo con jetpack

El jetpack de Frank Walker nunca funciona hasta que llegan a Tomorrowland. Cuando el joven Frank se cae al vacío, la decepcionante aventura de Brad Bird alcanza su máximo potencial. Es una escena hermosa, que produce algún escalofrío, en la que Frank vuela a través de este misterioso mundo futurista. La película no vuelve a alcanzar un momento tan imponente como éste, pero al menos está éste.

12. It Follows - la intro

La escalofriante primera escena de It Follows fue increíble, aunque la película no siguiera al mismo nivel. De repente vemos a una chica corriendo por su barrio. No parece que haya nadie persiguiéndola, sólo está asustada. Cuanto más se asusta corriendo por la calle, entre las casas y finalmente en la playa, más nos asustamos los espectadores. No tenemos ni idea de lo que está pasando, pero el terror puro, las tomas largas y el violento corte del director David Robert Mitchell consiguen una secuencia estupenda.

11. The Martian - el plan de escape

De ninguna manera iba a ser fácil para Mark Watney dejar Marte, pero el plan de sus amigos de la NASA es absolutamente ridículo. Por eso es un momento fantástico. La película de Ridley Scott te hace sentir el peso de la situación de Watney, sólo un acto de verdadera locura consigue equilibrar eso y hacer que funcione.

10. Mission: Impossible Rogue Nation - la intro

La mayoría de las películas se guarda su momento “wow” para el final y todo conduce hacia ese final. Pero en Mission: Impossible Rogue Nation, Christopher McQuarrie dice “a la mierda” y nos da el mejor momento de la película antes de los créditos iniciales. Es la imagen del cartel y del trailer. Tom Cruise en la piel de Ethan Hunt corre y se aferra a un avión, y acaba colgado en el aire (un truco que el propio Cruise hizo de verdad). Y de eso te puedes dar cuenta, porque la cámara lo capturó todo.

9. Ex Machina - bailando

Ex Machina es una gran película. Es tensa, atractiva, claustrofóbica; pero luego, de la nada, Nathan (el personaje de Oscar Isaac) empieza a bailar en esa evocadora habitación roja. Toda la escena sobresale. El baile es vibrante, pero también desagradable —por lo que cuenta del estado mental del personaje. Todo el conjunto es el momento más memorable y loco de la película.

8. Ant-Man - la base secreta de Los Vengadores y Falcon

Ant-Man de Peyton Reed es bastante discreta para una película de Marvel. A excepción de una escena: la prueba final de Scott. Scott es enviado a robar una pequeña pieza de un almacén en el norte del estado de Nueva York, pensaba que estaba abandonado pero acaba descubriendo que es la nueva sede de los Vengadores. No sólo es un momento sorpresa para el público, también para los personajes. La cosa se pone aún mejor cuando Scott se encuentra cara a cara con Falcon (Anthony Mackie). Es una divertida y sorprendente escena de acción que no sólo redondea esta película, también otras películas de Marvel.

7. Star Wars: The Force Awakens - el momento Lightsaber

Star Wars: The Force Awakens tiene un puñado de momentos “wow”, pero el que gana a todos los demás viene al final. Si has visto la película, probablemente sabrás de qué momento estamos hablando: tiene que ver con alguien empuñando un sable láser. Viene con el enorme añadido de John Williams y una gran carga emocional. El resultado es pura magia de Star Wars.

6. Mad Max: Fury Road - el último trayecto

Siendo honestos, toda Mad Max: Fury Road es un momento “wow”. Es una escena de acción de dos horas non-stop. Pero si tengo que elegir un momento por encima del resto es el ataque con los postes. Furiosa, Max y la tripulación están en su camino de vuelta a la Ciudadela. En ese momento, algunos guerreros de Inmortan Joe empiezan a atacar balanceándose en postes como algo sacado de un número de circo. Y si ya estabas al borde de la butaca, con esto ya te caes. Es un efecto práctico que lleva a la acción a otro nivel de locura.

5. Avengers: Age of Ultron - Vision y el martillo de Thor

Avengers: Age of Ultron tiene, sin duda, el final de mayor escala de todo el año. Una ciudad entera vuela por los aires y literalmente cae del cielo. Pero ese no es el momento de “wow”. Es antes de eso. Al principio de la película, está bien establecido que nadie puede levantar el martillo de Thor, Mjolnir. Es un acto que sólo una persona es digna de realizar, en este caso, el hijo de Odín. Así que después, cuando el misterioso Vision le pasa el martillo a Thor con total naturalidad todos nos quedamos boquiabiertos, dentro y fuera de la pantalla.

4. Jurassic World - T-Rex vs. D-Rex

No importa lo que pienses de Jurassic World, es innegable que su final es increíble. Después de una película de perseguir y ser perseguido por el Indominus Rex, Claire (Bryce Dallas Howard) se da cuenta de que sólo una cosa lo puede parar: el Tyrannosaurus Rex del Parque Jurásico original. Y comienza la batalla, en la que rompen toda la calle principal del parque. Los personajes atraviesan corriendo múltiples tiendas y ven la batalla en frente de ellos. Entonces el Indominus Rex se cae al agua y el Mosasaurus lo mata, todo en una toma. Te encante la película o la odies, el final es de primera.

3. Inside Out - la canción de Bing Bong

A veces un momento “wow” puede ser algo que te rasga las entrañas de la emoción. Y este año, el momento lacrimógeno número uno lo protagoniza Bing Bong en Inside Out. El amigo imaginario de Riley, perdido dentro de su propia mente, ayuda a Alegría a salir del vertedero de la memoria sacrificándose a sí mismo. Lo que hace de la escena tan ejemplar es que empieza feliz. Alegría y Bing Bong están cantando su canción, el escape de la nave empieza a soltar esos colores hermosos... pero la pareja no consigue llegar a la cima. En este punto, cuando más los estás alentando en tu mente, Pixar te deja planchado. Cuando estás en perfecta sintonía con los personajes, el acto de bondad de Bing Bong se vuelve devastador.

2. The Revenant - el ataque del oso

Vale, The Revenant no es una película de ciencia-ficción ni fantasía, pero ver a Leonardo DiCaprio siendo mutilado por un oso en una sola toma de varios minutos es lo más increíble y desgarrador que he visto en el cine este año. Es una maravilla de efectos visuales que podría salir directamente de Game of Thrones o una cueva en el hielo de Hoth. La escena es tan terrible y perfectamente rodada que no importa cuán insensible seas a la violencia, es difícil de ver (de la mejor manera posible).

1. Kingsman: The Secret Service - The Church

El director Matthew Vaughn sabe cómo poner al público a sus pies con tensión y emoción. Pero se supera a sí mismo con la escena de la iglesia en Kingsman. El personaje de Colin Firth, Galahad, está dentro de una iglesia, y el malvado Valentine, Samuel L. Jackson, desencadena una prueba de su psicótico plan maestro. En un instante, la escena se convierte en, literalmente, el baño de sangre más violento imaginable, con todo el mundo dando puñetazos, patadas y rasgando la garganta de los demás. Y justo en el medio está Galahad, matando con la habilidad de Aquiles, todo con Free Bird de Lynyrd Skynyrd sonando. “Wow” no termina de describirlo.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)