El león está muy arriba en la cadena alimenticia y la selva es su dominio. Pero ninguna presa es segura, y esa lección la aprendió de una forma bastante dolorosa una leona que intentaba cazar una jirafa pero que en cambio se vio arrollada y pisoteada por el animal. ¡Auch!

El vídeo demuestra cómo en la naturaleza las cosas no siempre le salen bien a los depredadores. La jirafa puede que tenga un cuello muy largo (ideal para ser mordido por los leones) pero a su vez son fuertes, pesadas y embisten con mucha fuerza. Y sino pregúntenle al cazador que terminó siendo la víctima en un nuevo avance del documental Planet Earth II. [vía BBC One]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.