Foto: AP Images

La lista de buenas noticias de 2016 no es muy larga, pero la última medida de Obama se merece estar en ella. El presidente de Estados Unidos acaba de aprobar una ley que prohibe permanentemente perforar el fondo marino del océano ártico en busca de petróleo.

La medida, por supuesto, es una zancadilla a su sucesor, Donald Trump. No es la primera vez que Obama adopta medidas bastante radicales (para tratarse del presidente de un gobierno) en materia de medio ambiente, pero todas ellas corren el riesgo de quedar canceladas cuando Trump llegue a la Casa Blanca.

Un oso polar se pasea por las aguas heladas del Mar de Beaufort. Foto: NOAA Photo Library

La prohibición de perforar el océano ártico podría ser la excepción. Obama ha recurrido a una vieja ley de 1953 denominada Outer Continental Shelf Lands Act. Una sección de esa ley permite al presidente prohibir la explotación petrolera en aguas territoriales estadounidenses, y los presidentes sucesivos sencillamente no tienen margen legal para deshacer esa prohibición.

Advertisement

La medida se ha tomado en colaboración con el gobierno Canadiense, que ha hecho lo propio en sus aguas territoriales. Ecosistemas únicos como los del Mar de Beaufort o las costas del Atlántico desde Nueva Inglaterra a Virginia son desde hoy territorio prohibido para las petroleras. Esperemos que Trump no se saque de la manga una ley más antigua para anular esta.[vía The Washington Times]