Puede ser un experimento de ciencia para niños o el vídeo a cámara lenta más espectacular que verás hoy, pero no es ningún mito: cuando aplastas un caramelo de azúcar con sabor a menta ves unos diminutos destellos de luz azul que se parecen mucho a un relámpago. Tienen su explicación.

Smarter Every Day ha hecho la prueba con un caramelo Lifesavers de sabor Wint-O-Green. Es el dulce ideal porque está fabricado con azúcar de verdad en lugar de edulcorantes artificiales. Cuando el martillo aplasta el caramelo, los átomos de las moléculas cristalinas de azúcar pierden electrones; esos electrones chocan con las moléculas de nitrógeno que hay en el aire que respiramos; el nitrógeno absorbe la energía de los electrones, y parte de esa energía acaba emitiéndose como luz; principalmente luz ultravioleta.

Advertisement

Este fenómeno se conoce como triboluminiscencia. No es algo que los científicos entiendan del todo, pero se cree que funciona como los rayos de las tormentas o las descargas de plasma de la electricidad fría. Ocurre con materiales cuya estructura cristalina hace que los electrones sean arrancados de sus átomos.

Puesto que los electrones tienen carga eléctrica negativa y los protones tienen carga positiva, su separación puede generar un campo eléctrico lo suficientemente fuerte como para extraer electrones de las moléculas de gas en el aire, un proceso de ionización que crea un plasma localizado. Estos iones de plasma golpean otras moléculas y les transfieren energía, lo que hace que emitan fotones de luz.

Como la luz que se destella es normalmente ultravioleta, el ojo humano no la puede ver. Pero el aromatizante de estos caramelos de menta, el salicilato de metilo, es fluorescente, lo que significa que absorbe la luz ultravioleta emitida por las moléculas de nitrógeno y la emite en el espectro visible, como luz azul o violeta. Por eso los destellos se ven de ese color brillante.

Se cree que este es el mismo fenómeno que iluminó el cielo de Nueva Zelanda durante el terremoto de 2016. En el vídeo de Smarter Every Day puedes observar la belleza de estos rayos a cámara superlenta. Son más pequeños cuando Destin usa un martillo para aplastar el caramelo, y algo más grandes cuando los destroza con la velocidad de una bala.

Sponsored

[Smarter Every Day]