Imagen: Zachary Bell / YouTube

El lunes de madrugada (domingo, a este lado del mundo), un terremoto de magnitud 7,8 sacudi√≥ Nueva Zelanda dejando al menos dos muertos, varias r√©plicas y un peque√Īo tsunami. Mientras el suelo temblaba, los neozelandeses comprobaron at√≥nitos c√≥mo el cielo se iluminaba de azul, verde y blanco.

Los resplandores aparecieron durante el pico de la sacudida. No eran rel√°mpagos porque no hab√≠a ninguna tormenta. Tampoco eran transformadores explotando porque el cielo se iluminaba lejos de la costa. El fen√≥meno se conoce como ‚Äúluces de terremoto‚ÄĚ y es parecido en apariencia a una aurora boreal. Los sism√≥logos no est√°n seguros de por qu√© ocurre, pero tienen algunas pistas.

Las luces de terremoto ocurren en menos del 0,5% de los terremotos. A menudo duran una fracci√≥n de segundo. Un estudio publicado en 2014 se remontaba al a√Īo 1600 para registrar 65 observaciones, incluidas las del gran terremoto de 1906 en San Francisco, 2007 en Per√ļ y 2009 en Italia. El 97% de los casos documentados se dieron en fallas que estaban en placas continentales en lugar de zonas de subducci√≥n, donde una placa se hunde bajo la otra.

Advertisement

En aquel estudio, el cristal√≥grafo Friedemann Freund de la NASA y sus colegas se preguntaban si las luces de terremoto eran el resultado de una carga el√©ctrica producida por cierto tipo de roca bajo gran estr√©s tect√≥nico. ‚ÄúLas cargas pueden combinarse y formar una especie de estado similar al plasma, que puede viajar a velocidades muy altas y estallar en la superficie para producir descargas el√©ctricas en el aire‚ÄĚ, explic√≥ Freund a la revista National Geographic.

Para comprobarlo, el f√≠sico Troy Shinbrot llen√≥ varios recipientes con harina y los agit√≥ hasta que aparecieron grietas. El cient√≠fico observ√≥ que su experimento generaba cientos de voltios de tensi√≥n el√©ctrica, y concluy√≥ que incluso los peque√Īos deslizamientos del suelo pueden cargar la tierra. Lo mismo que un rayo, pero con la carga acumul√°ndose en el suelo en lugar de las nubes. [Live Science]