En cosa de unos años, la habitual escena de cocina que conocemos de los restaurantes de comida rápida probablemente sea historia. En lugar de varios jóvenes preparando frenéticamente nuestra próxima hamburguesa, lo que veremos será una cadena de montaje de brazos robóticos. La predicción viene de alguien que sabe un par de cosas sobre comida rápida: Ed Rensi.

Edward H. Rensi es la persona que ha convertido a McDonalds en el imperio que es hoy. De hecho, su historia es peculiar porque comenzó precisamente como cocinero de la cadena en un restaurante de Ohio. En menos de un año, esta espabilado estudiante se convirtió en el responsable del establecimiento en el que atendía la parrilla.

Advertisement

Advertisement

En sus carrera trabajando para McDonalds ha pasado por prácticamente todos los puestos existentes en la compañía. En 1972 ya era director regional, y para 1982 se codeaba con los directivos de la cadena. En 1991 ascendió al puesto de CEO. Entre sus hitos está el haber creado los menús de desayuno, las ensaladas o el McRib. También fue el responsable de la introducción de los McNuggets y de expandir el concepto de Drive-in. Durante muchos de sus años como CEO, en sus tarjetas de visita no aparecía ese cargo. En su lugar se leía: “Chief Hamburger Griller, French Fryer, Shakemaker, and Cheerleader”. Rensi ya no está al frente de McDonalds. En la actualidad es consejero de la compañía y CEO de su propia cadena de restaurantes: Famous Dave’s.

¿Qué tiene que ver esto con robots cocinando hamburguesas? La respuesta es el salario mínimo. Estados Unidos vive estos días una ola de protestas laborales que buscan extender el salario mínimo de 15 dólares a otros colectivos de trabajadores. En el punto de mira de los sindicatos está uno de los grupos que menos cobran: los empleados de restaurantes de comida rápida.

Robot cocinero en una feria de Japón. Foto: AP

Recientemente, la cadena Fox Business entrevistó a Rensi para preguntarle su opinión sobre esta propuesta de salario mínimo. El ex-CEO se mostró tajante:

Sponsored

Un incremento del salario mínimo a 15 dólares se va a traducir en una pérdida de empleos como nunca se ha visto en el sector. Ayer estuve en la Exposición Nacional de Restauración y vi las nuevas plataformas de automatización que están llegando a la industria. Es más barato comprar un brazo robótico de 35.000 dólares que contratar a un empleado que cobra 15 dólares por meter patatas fritas en bolsas de manera ineficiente.

Rensi reconoció que ese camino hacia la automatización ya ha comenzado antes del debate sobre los salarios y es sencillamente imparable.

Advertisement

Las cadenas de comida rápida dependen por completo de personas con baja cualificación laboral a las que necesita entrenar. Si no puedes pagar a esas personas un salario razonable, simplemente vas a comprar máquinas para que hagan el trabajo. Es de sentido común, y va a suceder, nos guste o no. Las reclamaciones para un salario más elevado simplemente van a hacer que ocurra más rápido.

El robot Pepper, en un comercio de Tokio. Foto: AP Images.

Los cálculos de Rensi no incluyen el costo de mantener uno de esos robots, que no parece pequeño, pero a su predicción no le faltan indicios muy reales. Mastercard y Pizza Hut han llegado a un reciente acuerdo para instalar robots camareros en algunos restaurantes de Asia. Los robots están basados en el robot Pepper de Softbank Robotics. y podrán tomar comandas, hacer recomendaciones y hasta aceptar pagos con tarjeta. En un sector, el de la comida rápida, en el que los procesos y la dsificación de ingredientes es clave, la “contratación” de robots manipuladores parace el siguiente paso natural. La única sorpresa es que llegará mucho antes de lo previsto. [vía Ars Technica y CNBC]


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.