Foto: Paul Sancya/AP

Obama se despide de la Casa Blanca habiendo logrado hitos como el premio Nobel de la paz, pero su mandato también tiene sombras. Durante su administración se han vendido más armas que en todos los anteriores. Hay que remontarse a la Segunda Guerra Mundial para encontrar cifras semejantes.

El dato proviene de un informe independiente realizado por la Biblioteca del Congreso que analiza el mercado de armas mundial y titulado Conventional Arms Transfers to Developing Nations 2008-2015. Aunque la venta de armamento ha disminuido (de 89.000 millones de dólares en 2014 a 80.000 en 2015), Estados Unidos sigue siendo el país que más armas vende con diferencia. Su volumen de contratos de armamento asciende a 40.000 millones de dólares. En segundo lugar está Rusia, con un 20% de cuota de mercado.

Advertisement

Advertisement

¿A dónde van todas estas armas? Según el informe, el destino más común es Oriente Medio. Arabia Saudí es el país que más armas compra a Estados Unidos. Bajo la presidencia de Obama, la cifra total de contratos con ese país asciende a 115.000 millones de dólares. El principal cliente de Rusia es La India.

Las ventas incluyen prácticamente de todo, desde misiles tierra-aire a tanques o cazas supersónicos. En los últimos años, la estrella de los catálogos son los proyectiles inteligentes y los sistemas de armas autónomos. El informe explica que el principal problema es que la venta de armas se ha convertido en una parte importante de las relaciones diplomáticas con determinados países. El récord de Obama no tardará en ser superado por Trump. Ninguna predicción prevé que el nuevo presidente electo vaya a frenar el comercio de armamento. Más bien al contrario. [Biblioteca del Congreso vía Motherboard]