Cualquiera que haya tenido perros y gatos puede confirmar que, a menos que haya una promesa de comida de por medio, los gatos no hacen el mismo caso que los perros cuando se les llama. Aunque esto parece ya bastante evidente, dos investigadores japoneses han decidido profundizar en esta parte de la psicología gatuna para determinar si es que los gatos no son capaces de reconocer nuestra voz, o simplemente es que no hacen ni caso.

Atsuko Saito y Kazutaka Shinozuka, de la Universidad de Tokio, han llevado a cabo un experimento para tratar de analizar la capacidad de reconocimiento verbal de los gatos. Los resultados acaban de publicarse en la revista Animal Cognition en un estudio titulado: "Reconocimiento de la voz de propietarios de gatos domésticos".

Advertisement

Básicamente, el estudio ha consistido en analizar el comportamiento de 20 gatos (19 domésticos y uno callejero) al escuchar diferentes voces de seres humanos llamándolos por su nombre. La buena noticia es que los gatos sí que son capaces de distinguir las voces de las personas con las que conviven, en contraposición a las de desconocidos de la misma edad o sexo.

La mala noticia es que, aunque sí que dan muestras de un mayor reconocimiento, a los mininos sencillamente les da igual que se les llame, y no acuden a la llamada ni responden como lo hacen los perros. Según Saito y Shinozuka, este comportamiento puede deberse sencillamente al hecho de que los gatos llevan menos tiempo siendo domesticados activamente (9.500 años frente a 15.000 años de los perros).

Advertisement

Los investigadores también apuntan a que han sido los propios gatos los que, históricamente, se han acercado a los seres humanos y estos han aceptado de buen grado su presencia por su labor en el control de plagas domésticas. Pese a esta falta de respuesta comunicativa por parte de los gatos, los autores del estudio reconocen que los propietarios de estos animales están tan ligados emocionalmente a ellos como lo están los propietarios de perros. [vía The Independent]

Foto: Benoit Daoust / Shutterstock