El fundador de Qoqa, Pascal Meyer, junto al cuadro Buste de mousquetaire de Pablo Picasso
Photo: QoQa

Al momento de escribir esto, la oferta estrella de la web de gangas QoQa.ch es una depiladora de luz pulsada por $159, un 36% más barata respecto al precio oficial. Otras veces, los usuarios de la web suiza han podido comprar un taladro nuevo, un juego de maletas, un viaje a Marrakech o un Picasso.

Ocurrió en diciembre. En una maniobra de márketing redonda, QoQa puso a la venta una pintura de 1968 de Pablo Picasso titulada Buste de mousquetaire o “Busto de mosquetero”, pero no se lo entregó al mejor postor, sino que le puso un precio fijo de 2 millones de francos suizos (unos 2 millones de dólares) y dividió su valor en 40.000 participaciones de ~50 dólares.

Advertisement

En el transcurso de tres días, 25.000 personas pusieron $80 por cabeza y se convirtieron en los orgullosos propietarios del Picasso. Ninguno podrá colgarlo en su sala de estar o revenderlo sin el permiso de los demás, pero todos pueden decir que tienen un Picasso (o al menos el 0,004% de uno).

La pintura mide 58 x 28 centímetros y retrata a un hombre con barba puntiaguda, bigote y un cuello de encaje. A cada propietario se le ha emitido una tarjeta con un número individual y una imagen del cuadro que le permite admirarlo a voluntad de forma gratuita. Entre todos deciden dónde exhibirlo: desde el viernes está expuesto al público en el museo de arte moderno de Ginebra, y allí permanecerá hasta el mes de octubre.

Mientras tanto, el fundador de Qoqa (que se niega a decir cuánto pagó originalmente por la obra) dice haber conseguido su objetivo de hacerse viral y lograr que la gente hable de su página web.

Advertisement

[South China Morning Post]