Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

25.000 personas ponen $80 por cabeza para comprar un cuadro de Picasso por Internet

El fundador de Qoqa, Pascal Meyer, junto al cuadro Buste de mousquetaire de Pablo Picasso
El fundador de Qoqa, Pascal Meyer, junto al cuadro Buste de mousquetaire de Pablo Picasso
Foto: QoQa

Al momento de escribir esto, la oferta estrella de la web de gangas QoQa.ch es una depiladora de luz pulsada por $159, un 36% más barata respecto al precio oficial. Otras veces, los usuarios de la web suiza han podido comprar un taladro nuevo, un juego de maletas, un viaje a Marrakech o un Picasso.

Advertisement

Ocurrió en diciembre. En una maniobra de márketing redonda, QoQa puso a la venta una pintura de 1968 de Pablo Picasso titulada Buste de mousquetaire o “Busto de mosquetero”, pero no se lo entregó al mejor postor, sino que le puso un precio fijo de 2 millones de francos suizos (unos 2 millones de dólares) y dividió su valor en 40.000 participaciones de ~50 dólares.

En el transcurso de tres días, 25.000 personas pusieron $80 por cabeza y se convirtieron en los orgullosos propietarios del Picasso. Ninguno podrá colgarlo en su sala de estar o revenderlo sin el permiso de los demás, pero todos pueden decir que tienen un Picasso (o al menos el 0,004% de uno).

Advertisement

La pintura mide 58 x 28 centímetros y retrata a un hombre con barba puntiaguda, bigote y un cuello de encaje. A cada propietario se le ha emitido una tarjeta con un número individual y una imagen del cuadro que le permite admirarlo a voluntad de forma gratuita. Entre todos deciden dónde exhibirlo: desde el viernes está expuesto al público en el museo de arte moderno de Ginebra, y allí permanecerá hasta el mes de octubre.

Mientras tanto, el fundador de Qoqa (que se niega a decir cuánto pagó originalmente por la obra) dice haber conseguido su objetivo de hacerse viral y lograr que la gente hable de su página web.

Advertisement

[South China Morning Post]

Matías tiene dos grandes pasiones: Internet y el dulce de leche

Share This Story

Get our newsletter