Ayer fue el día de la batalla de las consolas, el día en el que Microsoft y Sony medían sus fuerzas, el momento de enfrentar la Xbox One contra la PS4. Y hubo un claro ganador, al menos en el primer asalto: Sony. ¿Por qué? Pocas veces las razones están tan claras.

Advertisement

1) La PS4 no limita los juegos usados

Sony, a diferencia de Microsoft, no pondrá restricciones sobre los juegos usados. Cuando compres un juego de la PS4 podrás hacer con él lo que quieras: intercambiarlo en una tienda, venderlo en una tienda, prestarlo a un amigo o mantenerlo para siempre. Sony de hecho utilizó el vídeo debajo para hacer sangre:

2) La PS4 no necesita conectarse online cada 24 horas

No, no necesitarás conectar la PS4 cada día a Internet. De hecho podrás jugar incluso si no la conectas nunca. La Xbox One, como ya sabemos, necesita conectarse cada 24 horas.

Advertisement

3) La PS4 es más barata

En concreto 51 euros (o 41 dólares). La PS4 costará 399 euros/dólares, pero a eso habrá que añadir los 49 euros / 59 dólares de la cámara. Es decir 448 euros (o 458 dólares) frente a los 499 euros/dólares de la Xbox One. Eso sí, en la Xbox One tenemos la Kinect de serie que es mucho más potente.

Advertisement

4) La PS4 tendrá mayor retrocompatibilidad

Los juegos de la PS3 no se podrán jugar en la PS4, pero Sony anunció ayer que habilitará la posibilidad de hacer streaming de (algunos) juegos de PS3 a la Ps4 a través de un servicio en la nube basado en Gaikai, la firma que Sony adquirió en 2012. No llegará hasta 2014, pero algo es algo. En la Xbox One la retrocompatibilidad de juegos tiene las puertas cerradas al completo (de momento). Sony anunció además que las suscripciones a PlayStation Plus seguirán tal cual con la PS4. Un buen detalle.

Advertisement

Bonus: La PS4 no tendrá bloqueo por regiones

Lo ha confirmado Shuhei Yoshida, presidente de Sony Computer Enterntainment: la PS4, igual que la PS3, no tendrá bloqueo por regiones, será más abierta. Es decir, cualquier juego comprado en otro país funcionará en tu consola. Todo lo contrario que la Xbox One, que sí estará bloqueada por regiones.

En definitiva, son cuatro razones potentes (venga, cinco), aunque no todo son buenas noticias con la PS4. Por ejemplo, en el vídeo de arriba, en la letra pequeña, se deja claro que con la PS4 habrá que estar suscrito a PlaStation Plus para jugar online con más gente, algo que seguro va cabrear a muchos (con razón).

Advertisement

¿Pero son motivos definitivos como para declarar a Sony vencedor absoluto de la batalla? En absoluto. Es una buena ventaja inicial, pero en los 2-3 próximos años puede pasar de todo. La nueva Kinect podría acabar siendo una maravilla que de lugar a juegos que hagan palidecer a la PS4. O puede que veamos cambios en ambas compañías en lo relativo a juegos usados o conectividad.

De momento, el primer asalto lo ha ganado la PS4, pero queda toda una pelea por delante.